Lee sin prisa si puedes...

Esfuérzate en leer todo sin prisa... la curiosidad no te salvará de los acontecimientos que devastarán a nuestro planeta... no habrá internet... prepàrate: oración y Santo Rosario cada día, Confesión, Comunión, obediencia a los 10 Mandamientos... ¡Fe, no miedo! ¡Salva tu alma!

Armaos con la verdadera fe… Los Ángeles pronto tocarán sus trompetas

El fuego del cielo vendrá a consumir los árboles, la hierba y la tercera parte de toda vida (Ap. 8:6); y entonces la tierra misma se rebelará, no según las declaraciones alarmistas de los falsos ecologistas que ignoran a Dios y Sus leyes, sino según las revelaciones que Yo mismo hice a Mi apóstol Juan

¡Oportunidad de Salvación! Antes de los eventos venideros

(Primer) Sábado: 1 de junio y (Primer) Viernes: 7 de junio de 2024
Últimas llamadas.No te duermas espiritualmente. Salva tu alma. Prepárate para los acontecimientos venideros. Se requiere: Confesión Sacramental y Comunión (asistir a la Misa, no llegar tarde)
Los 9 Primeros Viernes de mes al Sagrado Corazón de Jesús (leer las 12 Promesas). Los 5 Primeros Sábados del mes al Corazón Inmaculado de María (leer las Promesas). (Double) Novena a Los Sagrados Corazones de Jesús y de María, de sor Natalia Magdolna (leer las 33 Promesas, descargar y difundir…)

(Haces la señal de la cruz ante de leer y lees todo sin prisa...) - 28 de noviembre de 2022

(Yo estoy con vosotros…)

(DeepL Translator) “Mis queridos hijos, Mis amados, Yo estoy con vosotros, con vosotros y en vosotros mientras Me seáis fieles. Dije a Mis Apóstoles: "Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mt 28,20); y también a vosotros, Mis fieles, os repito: ¡todos los días, hasta el fin del mundo!

En este tiempo de decadencia moral que sacude al mundo occidental, Yo estoy con vosotros, vosotros que no queréis ceder a ella, vosotros que lucháis por mantener en vuestras vidas el respeto a los Diez Mandamientos, a la ley divina apoyada en la ley natural.

(La tierra misma se rebelará…)

Los Ángeles pronto tocarán sus trompetas (1) y el fuego del cielo vendrá a consumir los árboles, la hierba y la tercera parte de toda vida (Ap. 8:6); y entonces la tierra misma se rebelará, no según las declaraciones alarmistas de los falsos ecologistas que ignoran a Dios y Sus leyes, sino según las revelaciones que Yo mismo hice a Mi apóstol Juan, el amado, que fue el único entre Mis elegidos y Mis sacerdotes que presenció Mi Pasión y Mi Crucifixión.

Él representó al pie de la Cruz a la humanidad fiel y a los amados hijos adoptivos de Mi Padre Celestial y de Mi Santísima Madre María, Madre de la humanidad en lugar de Eva, que debió dar a luz una humanidad dócil, rica en gracias y dones.

(Permanecéis fieles a la Santa Iglesia Católica…)

La gracia de la catolicidad os es dada a vosotros, hijos Míos, que permanecéis fieles a Mi enseñanza, a la Santa Iglesia Católica edificada sobre la Roca, la piedra angular; pero si se quita, su ausencia hace caer todo el edificio. Y eso es lo que está sucediendo ahora: la Roca, la piedra angular, está resquebrajada, no porque el material en sí sea débil, sino por el deseo de hacerla ceder. Cualquier cimiento, incluso uno sólido y totalmente resistente, puede ser apartado, y en el caso que nos ocupa se trata de un malvado deseo de dar la espalda a la Verdad, de dar la espalda al único Camino, de apartarse de la única Vida eterna.

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, Yo sigo siendo el fundamento de la piedra que he puesto como base de Mi institución divina, la Santa Iglesia Católica, pero nadie permanece en ella si no quiere.

La Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana permanecerá siempre, lo he prometido, pero no he prometido que cada miembro de su jerarquía se comporte santamente. La santidad debe ser deseada, debe ser ejercitada día tras día, cada paso debe ser dado en unión con Mi doctrina y Mi enseñanza.

(Habéis llegado a este tiempo final…)

Yo iluminé a Mi amado apóstol Juan cuando escribió su gran visión de los tiempos y del fin de los tiempos (2). Ahora habéis llegado a este tiempo final, que terminará radicalmente por la Mano de Dios, Mi Mano, pues Yo tomaré las riendas de este tiempo para conducirlo en la paz y la tranquilidad de un mundo renovado, un mundo como Yo lo había previsto desde el principio, un mundo de nuevo santo y sumiso a su Dios, Padre Hijo y Espíritu Santo, en la serenidad de una paz interior y armoniosa, la paz que Yo doy pero que el mundo, tal como es desde el pecado original, no puede dar.

(Armaos con la verdadera fe…)

Hijos Míos, armaos de la verdadera fe, la que la Santa Iglesia ha predicado siempre, y dedicaos a vuestro prójimo. Si os necesitan, acudid a ellos, pues habrá muchos que no comprenden el castigo divino. Vosotros, hijos Míos, lo comprenderéis porque habéis sido advertidos, y si tenéis que morir, ofreceréis vuestros sufrimientos y vuestra pasión en unión con la Cruz de vuestro divino Redentor. Si tenéis que sobrevivir a ella, seréis un bálsamo para todos aquellos que necesiten vuestras palabras tranquilizadoras y vuestra caritativa comprensión de sus emociones.

(Renovaré todas las cosas…)

Y entonces, Yo, Dios, vuestro Maestro y Señor, renovaré todas las cosas, y vuestra tierra os será familiar, aunque muy diferente. Ya no será rebelde, sus aguas serán fértiles y sus campos exuberantes. Reconstruiréis las ruinas de los tiempos antiguos, tiempo de pecados pasados como Noé que comenzó de nuevo, pero seréis fieles porque Yo estaré presente en la Sagrada Eucaristía a la que todos recurriréis.

(No tengáis miedo…)

No tengáis miedo de los tiempos venideros, que asustarán a la mayoría. Estaréis en paz porque os daré la gracia de la moderación, la gracia de la paz interior, la gracia de la caridad ejemplar.

Velad y orad, sed Míos, no os apartéis.

Os amo y os bendigo, en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo: que así sea.

Vuestro divino Maestro.”

 

  1. "Y los siete Angeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas. Cuando el primer Angel tocó la trompeta, cayó sobre la tierra granizo y fuego mezclado con sangre: la tercera parte de la tierra fue consumida, junto con la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde. Cuando el segundo Angel tocó la trompeta, se precipitó sobre el mar una masa incandescente, grande como una montaña: la tercera parte del mar se convirtió en sangre; murió la tercera parte de los seres vivientes que habitan en sus aguas, y fue destruida la tercera parte de las naves. Cuando el tercer Angel tocó la trompeta, un astro enorme que ardía como una antorcha cayó del cielo sobre la tercera parte de los ríos y de los manantiales. El astro se llamaba «Ajenjo». La tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo, y murieron muchos hombres que bebieron de esas aguas, porque se habían vuelto amargas. Cuando el cuarto Angel tocó la trompeta, se oscureció la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas. El día perdió la tercera parte de su luz, y lo mismo sucedió con la noche. Y después vi y oí a un águila que volaba en el cielo y decía con voz potente: «¡Ay de los habitantes de la tierra, cuando resuenen las trompetas que ya se disponen a tocar los otros tres Angeles!" (Ap. 8:6-13)
  2. Renovación de la Tierra. El Reino de los mil años. (Leer todos...)

Fuente: srbeghe.blog