Apocalipsis - Tercer signo: la división

Esta división, que ha penetrado en el interior de la Iglesia, es el tercer signo que os indica con seguridad que para ella ha llegado el momento conclusivo de la dolorosa purificación

11 de febrero de 1979 - Aniversario de la Aparición de Lourdes

Apocalipsis - Tercer signo: la división

«Soy vuestra Madre Inmaculada. Me aparecí en la tierra, en la pobre gruta de Massabielle, para indicaros la senda por la que debéis caminar en estos momentos difíciles. Es mi mismo camino: el de la pureza, el de la gracia, el de la oración y el de la penitencia.

Es el camino que ya os ha indicado mi Hijo Jesús para conduciros a todos al Padre en su Espíritu de Amor. Tenéis en vosotros a su mismo Espíritu que os hace llamar a Dios: Padre, porque os ha hecho partícipes de su naturaleza divina. Caminad por la senda del Amor. Dad cabida en vosotros al Espíritu de Amor que os lleva en la vida a estar siempre más unidos. Amaos los unos a los otros como Jesús os ha amado y llegaréis a ser verdaderamente una sola cosa. La unidad es la perfección del amor. Por esto Jesús ha querido que su Iglesia fuese una, para hacer de ella el sacramento del Amor de Dios a los hombres.

Hoy mi Corazón Inmaculado tiembla, está angustiado al ver a la Iglesia interiormente dividida.

Esta división, que ha penetrado en el interior de la Iglesia, es el tercer signo que os indica con seguridad que para ella ha llegado el momento conclusivo de la dolorosa purificación. Si en el curso de los siglos, la Iglesia ha sido lacerada muchas veces por divisiones que han llevado a muchos hijos míos a separarse de ella, Yo, sin embrago, le he obtenido de Jesús el singular privilegio de su unidad interior.

Pero en estos tiempos mi Adversario con su humo ha logrado incluso oscurecer la luz de esta divina prerrogativa suya. La interior división se manifiesta entre los mismos fieles, que se enzarzan con frecuencia los unos contra los otros con la intención de defender y de anunciar mejor la verdad. Así la verdad es traicionada por ellos mismos, porque el Evangelio de mi Hijo no puede estar dividido.

Esta división interior lleva, a veces, a enfrentarse a Sacerdotes contra Sacerdotes, Obispos contra Obispos, Cardenales contra Cardenales, porque nunca como en los tiempos actuales, Satanás ha logrado introducirse en medio de ellos, lacerando el sagrado vínculo del mutuo y recíproco amor.

La interior división se manifiesta también en el modo con que se tiende a dejar solo, casi en el abandono, al mismo Vicario de Jesús, al Papa, que es el hijo particularmente amado e iluminado por Mí.

Mi Corazón de Madre es herido cuando ve cómo frecuentemente el silencio y el vacío de mis hijos rodean la palabra y la acción del Santo Padre, mientras es atacado y obstaculizado cada vez más por sus adversarios. A causa de esta división interior su mismo ministerio no está lo suficientemente sostenido y propagado por toda la Iglesia, que Jesús ha querido unida en tomo al Sucesor de Pedro.

Mi Corazón maternal sufre cuando ve que incluso algunos Pastores rehúsan dejarse guiar por su palabra luminosa y segura. El primer modo de separarse del Papa es el de la rebelión abierta. Pero hay también otro modo más encubierto y más peligroso. Es proclamarse exteriormente unidos a El, pero disintiendo interiormente de El, dejando caer en el vacío su magisterio y haciendo, en la práctica, lo contrario de cuanto Él indica.

;Oh Iglesia, místico cuerpo de mi Jesús, en tu doloroso camino hacia el Calvario has llegado a la undécima estación y te ves desgarrada y lacerada en tus miembros crucificados! ¿Qué debéis hacer, hijos míos, apóstoles de mi Corazón Inmaculado y Dolorido? Debéis ser simiente escondida, prontos a morir también, por la unidad interior dé la Iglesia.

Por esto, día a día, os conduzco al mayor amor y fidelidad al Papa y a la Iglesia al Él unida. Por esto hoy os hago partícipes de las ansias de mi Corazón materno: por esto os formo en el heroísmo de la santidad y os llevo Conmigo al Calvario. También por medio de vosotros podré hacer salir a la Iglesia de su dolorosa purificación, a fin de que en Ella pueda manifestarse al mundo todo el esplendor de su renovada unidad.»

 

A los Sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen

A los Sacerdotes hijos predilectos de la Santísima Virgen

Don Gobbi El 8 de mayo de 1972, Don Esteban Gobbi participa en una peregrinación a Fátima y, en la Capilla de las Apariciones, ruega por algunos Sacerdotes que además de traicionar personalmente su vocación, intentan reunirse en asociaciones rebeldes a la auto­ridad de la Iglesia. Una fuerza interior le empuja a tener confianza en el amor de María. La Virgen, sirviéndose de El como humilde y pobre ins­trumento, reunirá a todos los Sacerdotes que acepten su invitación a consagrarse a su Corazón Inmaculado, para unirse fuertemente al Papa y a la Iglesia a Él unida para llevar a los fieles al refugio seguro de su Corazón maternal. Se formaría así un potente ejército, difundido en todas partes del mundo y reclutado, no con medios humanos de propaganda, sino con la fuerza sobrenatural que brota del silencio, de la oración, del sufrimiento, de la fidelidad constante a los propios deberes. Don Esteban pidió interiormente a la Virgen una pequeña señal de confirmación que Ella, antes de terminarse el mismo mes, le dio puntualmente en Nazaret, en el Santuario de la Anun­ciación. El origen del Movimiento Sacerdotal Mariano se remonta a esta sencilla inspiración interior que sintió don Esteban mientras oraba en Fátima. Pero, ¿ Que debería hacerse entonces en concreto? En octubre del mismo año se intentó un tímido comienzo con un encuentro de oración y de amistad entre tres Sacerdotes en la parroquia de Gera Lario (Como) y se dio noticia de este Movimiento en algún periódico y en alguna revista católica. En marzo de 1973 los Sacerdotes inscritos eran unos cuarenta. En septiembre del mismo año, en San Vittorino cerca de Roma, se tuvo el primer encuentro nacional con la participación de veinticinco Sacerdotes de los ochenta que ya se habían inscrito. En 1974 se iniciaron los primeros cenáculos de oración y de fraternidad entre Sacerdotes y fieles; y poco a poco se exten­dieron en Europa y en las demás partes del mundo. Hasta finales de 1996, don Esteban Gobbi ha visitado repeti­das veces, los cinco continentes para presidir los Cenáculos Regionales. Ha realizado unos 900 viajes en avión y un gran núme­ro en coche y tren y ha celebrado 2.400 Cenáculos, a saber 1090 en Europa, 917 en América, 105 en Africa, 146 en Asia y 142 en Oceanía
El Libro no está a la venta en librerías; se puede encontrar solicitándolo a los líderes regionales del Movimiento Sacerdotal Mariano: Movimento Sacerdotale Mariano, via Terruggia, 14 - 20162 Milano - Italia

El P. Michel Rodrigue nos explica los Tiempos Últimos

¿Desea una visión rápida de los tiempos últimos? Lea "Los grandes acontecimientos de la purificación comenzarán este otoño". Para todos los detalles de los acontecimientos en desarrollo, visite el "Retiro Espiritual Virtual con el P. Michel Rodrigue sobre los Tiempos Últimos".

Mensajes del Amor Santo

Prepara tu alma para el Final de los Tiempos, aumenta y fortalece tu fe. Aprende y obedece a los Diez Mandamientos para que Dios pueda proteger a ti y a tus seres queridos del maligno. El miedo es falta de fe. El temor no viene de Dios. Aprende a confiar en Dios Padre, Jesús, El Espíritu Santo y la Santísima Madre, leyendo los Mensajes diarios del Amor Santo." (Leer más...)

Mensajes diarios del Amor Santo (Holy Love)
Lea los Mensajes recientes

Cada Avemaría hace una diferencia y debilita a Satanás (Leer mas...)
La aprobación de la homosexualidad por el Papa (Leer mas...)
Tengan cuidado del ‘Nuevo Orden Mundial’ (Leer mas...)
El Rosario es el arma de estos tiempos (Leer mas...)
La verdad del Coronavirus (Leer mas...)
Católicos, hemos entrado en la pre-tribulación. Observan los 10 Mandamientos, vais a la Confesión, reciben la Santa Eucaristía y recen por lo menos 3 Rosarios al día para mantener la Fe y salvar a vuestro seres queridos. Prepárense para los eventos que devastaran a nuestro planeta: cataclismos, plagas, hambruna, tercera guerra mundial, anticristo y su gobierno único mundial