Lee sin prisa si puedes...

Esfuérzate en leer todo sin prisa... la curiosidad no te salvará de los acontecimientos que devastarán a nuestro planeta... no habrá internet... prepàrate: oración y Santo Rosario cada día, Confesión, Comunión, obediencia a los 10 Mandamientos... ¡Fe, no miedo! ¡Salva tu alma!

Neutraliza a los demonios: La Gracia Santificante y la necesidad de rezar a los Ángeles

Rezad a los Ángeles, hijos Míos, rezadles, son los intermediarios entre Dios y los hombres, entre Dios y Su Creación, son los más poderosos vencedores de los demonios. A través de vuestras oraciones, serán cada vez más eficaces

(Haces la señal de la cruz ante de leer y lees todo sin prisa...) - 5 de septiembre de 2023

Neutralizing demons efficiently

(La Gracia Santificante…)

(DeepL Translator) “Mis muy queridos Hijos, […] Hoy hablaré de la Gracia Santificante. Sí, la gracia santificante es un favor de Dios, una cualidad sobrenatural conferida al alma misma, que os hace participar de la vida divina, os santifica y os hace hijos de Dios y herederos del Cielo.

(El pecado mortal…)

Esta gracia había sido concedida a Adán y Eva de manera estable y permanente. Les llevó a querer amar y servir a Dios en todas las cosas. La gracia santificante desaparece del alma por el pecado; por el pecado os hacéis cada vez menos amables para Dios, y si le dais la espalda, ya no podrá concederos sus favores. El pecado mortal os hace perder la gracia, tanto la gracia santificante como las gracias actuales, que son una ayuda ocasional para iluminar vuestra mente y fortalecer vuestra alma para hacer el bien y evitar el mal. Todos necesitáis estas dos formas de gracia, sin las cuales no podéis combatir el mal ni santificaros cada día.

(El Ángel de Gracia…)

El Ángel de Gracia es un Ángel al que hay que invocar con regularidad. Es el dispensador de las bendiciones de Dios, a través de él aumentáis vuestro valor y vuestra voluntad de servir a Dios, aumentáis vuestro deseo de acercaros a Mí y, como es el dispensador de todas las gracias divinas, es también un fiel servidor de Mi Madre, la Santísima Virgen María, para quien es un precioso apoyo. ¿No es Ella la Reina de los Ángeles? Este Ángel la sirve fielmente, y como es un Ángel de alto rango, tiene un ejército de ángeles secundarios a los que delega en los hombres que necesitan su ayuda para mantener a raya al demonio y aumentar sus fuerzas en las buenas obras.

(Orden y desorden…)

  • El orden es necesario en la bondad porque es esencial en la sumisión de todas las cosas a Dios.
  • Sin orden, las estrellas chocarían, el universo se desintegraría y todo se perdería.
  • Una sociedad próspera será ordenada; una sociedad desorganizada será infructuosa.
  • Y así es hoy, como podéis comprobar por vosotros mismos, que la inflación galopante debilita a la población que, al mismo tiempo, se olvida de Dios y se hunde en el desorden inmoral.
  • Las familias se rompen, hombres, mujeres y niños se dejan llevar por sus pasiones, el fin de mes es cada vez más duro mientras que otros ven aumentar sus grandes fortunas. No es una progresión que provenga del trabajo bien hecho, es una caída que sólo beneficia a unos pocos.

(Rezad al Ángel del Orden…)

Rezad al Ángel del Orden para que vuelva a su lugar cuando el demonio del desorden lo haya expulsado de él. Los ángeles son los guardianes de las bendiciones de Dios; acompañan sus gracias y las hacen fructificar.

Hay muchos ángeles, en cada hogar, para cada profesión, para cada oficio, para cada familia, para cada parroquia, para cada región, para cada país, para cada empresa, para cada situación, y luego está vuestro Ángel personal, vuestro Ángel de la Guarda, que nunca se aparta de vuestro lado y que tanto puede ayudaros, donde y cuando lo necesitéis. Ellos son los portadores de la gracia divina, que distribuyen bajo la atenta mirada de su Reina, vuestra Madre Celestial.

(Rezad a los Ángeles…)

Rezad a los Ángeles, hijos Míos, rezadles, son los intermediarios entre Dios y los hombres, entre Dios y Su Creación, son los más poderosos vencedores de los demonios. A través de vuestras oraciones, serán cada vez más eficaces.

Que Dios os bendiga. Os bendigo, estoy cerca de vosotros, os vigilo y estoy al lado de cada uno de vosotros.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Vuestro Señor y vuestro Dios.”

Fuente: srbeghe.blog