Donde se ore con Mi Santo Rosario el demonio no podrá hacerle daño

Hogar donde se ore con Mi Santo Rosario, será hogar que no padecerá los rigores de la tribulación

Febrero 08 de 2016
Llamado de María Rosa Mística a los hijos de Dios y a los Sacerdotes del Movimiento Sacerdotal Mariano

Donde se ore con Mi Santo Rosario el demonio no podrá hacerle daño

Hijitos de Mi corazón, la paz de Mi Señor esté con todos vosotros.

Mis niños, cada vez está más cerca la próxima venida de Mi Hijo, y saber que muchos de Mis hijitos siguen sin esta preparados para su llegada.

¡Qué tristeza siento al ver la división, la crítica y la envidia que hay dentro de la Iglesia de mi Hijo!

¡Qué tristeza siento al saber que los días de tribulación están por llegar y la inmensa mayoría de la humanidad, sigue sin creer y sin prestarle atención a nuestros llamados angustiosos! ¡Cuántas almas se van a perder por falta de conocimiento!.

Hijitos, qué tristeza siento al ver que otras religiones y sectas tienen conocimiento de las profecías que hablan sobre estos últimos tiempos; pero en cambio en la Iglesia de mi Hijo, reina un silencio culpable sobre estos temas que son trascendentales para la humanidad.

¡Hago un llamado urgente a Mis Ejércitos Marianos, para que lleven a cabo una gran jornada de evangelización y se hable sobre estos temas!. Todos aquellos que tengan conocimiento de las profecías que hablan sobre estos últimos tiempos, tienen la obligación moral y espiritual de darlas a conocer a sus hermanos que las desconocen.

¡No os quedéis callados, hablad a tiempo y a destiempo, que vuestro silencio no sea causa de perdición para vosotros mañana!. Le pido a Mis Sacerdotes del Movimiento Sacerdotal Mariano, que lleven a cabo una jornada a nivel mundial de evangelización y le hablen al pueblo de Dios, sobre los acontecimientos que están por desatarse.

Cuento con vosotros Mis predilectos y con todos Mis hijitos que son conocedores de estos temas, para que cuanto antes comiencen a transmitirlos. El cielo os bendecirá y se alegrará con vuestro fiat.

Hijitos, orad por Mis Sacerdotes e instrumentos, no los abandonéis, porque bien sabéis que son los más atacados por mi adversario.

No critiquéis, ni juzguéis, ni señaléis, ni condenéis a Mis Sacerdotes e instrumentos; acogedlos en vuestras oraciones y pedid por su ministerio. Se están perdiendo muchos Sacerdotes por la vida fácil de este mundo y por la falta de oración por ellos. Pedid en cada Rosario que hagáis, por la santificación de mis sacerdotes y por las vocaciones sacerdotes y religiosas, para que la llama de la oración sacerdotal no se apague.

Formad pequeñas células de oración con el rezo de Mi Santo Rosario. Que cada hogar católico sea un cenáculo de oración, donde reine el amor, la paz, el perdón y ante todo el amor a Dios y al prójimo.

Hogar donde se ore con Mi Santo Rosario el demonio no podrá entrar, ni hacerle daño; por el contrario, será Mi adversario el que saldrá derrotado.

Hogar donde se ore con Mi Santo Rosario, será hogar que no padecerá los rigores de la tribulación y nada les hará falta cuando llegue la hambruna. Yo, vuestra Madre, cubriré con Mi Manto a todos los hogares donde se rece Mi Rosario. Enviaré Ángeles para que protejan estos hogares; ninguno de los que recen Mi Rosario se perderá, ni sus familias. Es promesa que os hago, para que multipliquéis estas pequeñas comunidades de oración.

Os pido también hijitos que cuando oréis con Mi Rosario, pidáis por todas las almas del purgatorio; especialmente por todas aquellas más necesitadas de la Misericordia de Dios y por todos los pecadores de este mundo. Ayudadme con el rezo de Mi Santo Rosario a liberar muchas almas que yacen en espera en el Purgatorio. Son almas que ya están purificadas, pero para entrar al cielo necesitan que vosotros las entreguéis en una Santa Misa o con el rezo del rosario o hagáis una obra de caridad por ellas. Tenedlas pues presentes y ellas os lo agradecerán e intercederán por vosotros y por vuestras familias en este mundo y cuando lleguéis a la eternidad.

Que la paz de Mi Señor, permanezca en vosotros.

Os ama vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer Mis mensajes a toda la humanidad.

Fuente: mensajesdelbuenpastor

El P. Michel Rodrigue nos explica los Tiempos Últimos

¿Desea una visión rápida de los tiempos últimos? Lea "Los grandes acontecimientos de la purificación comenzarán este otoño". Para todos los detalles de los acontecimientos en desarrollo, visite el "Retiro Espiritual Virtual con el P. Michel Rodrigue sobre los Tiempos Últimos".

El Rosario es el arma de estos tiempos

God the FatherDios Padre: "Hijos, la mejor manera para cambiar la conciencia del mundo y a este País en particular es con mucha oración y muchos sacrificios. Puede ser que no vean los efectos de sus esfuerzos, pero perseveren y no se desanimen. Utilicen sus Rosarios como las armas poderosas que son. Un Rosario rezado con el corazón es más poderoso que cualquier arma de destrucción masiva. El Rosario es el arma de estos tiempos. No permitan que las noticias diarias los asusten. Con frecuencia, lo que escuchan no es la verdad y solo pretende influenciar sus opiniones." (Leer mas)

La verdad del Coronavirus

God the FatherDios Padre: "El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana." (Leer mas)

Mensajes diarios del Amor Santo (Holy Love)
Lea los Mensajes recientes

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Comparte eses mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal, que sean conocidos por tus seres queridos, colaboras con el Plan de Dios de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.