Lee sin prisa si puedes...

Esfuérzate en leer todo sin prisa... la curiosidad no te salvará de los acontecimientos que devastarán a nuestro planeta... no habrá internet... prepàrate: oración y Santo Rosario cada día, Confesión, Comunión, obediencia a los 10 Mandamientos... ¡Fe, no miedo! ¡Salva tu alma!

Lucifer tiene los días contados

Mi mayor enemigo fue el que Me arrancó la creación: el que quiso ser creador en Mi lugar, el que Me dijo: ¡Non serviam!... Se acerca el momento, muy cercano, en que esta tutela será suprimida, pues los hombres de la tierra vivirán una vida santa

(Importante, leer todo...) Anno Domini 2021, martes 7 de diciembre

Lucifer tiene los días contados

(DeepL Translator) "Mi Corazón se duele cuando miro la tierra y sangra como sangró en la Cruz. Tengo tanto sufrimiento en Mi Cuerpo crucificado y a tantos de Mis hijos no les importa. Viven para sí mismos y sus propios placeres o ambiciones, no piensan en Mi sufrimiento que redime sus fechorías.

A través de este sufrimiento, Yo estoy tras ellos porque es por ellos que Yo sufro en gran angustia controlada y en extremo sufrimiento corporal. Soy Dios y me he abajado para hacerme criatura entre Mis criaturas. Me hice uno entre ellas. Quise traerles conocimiento, felicidad, humildad y piedad, pero me crucificaron. No podían soportar que Yo tuviera lo que ellos creían que era un don o carisma superior a ellos, y Mi ascendiente sobre las multitudes les enfurecía. Yo tenía seres queridos, Mis apóstoles, los discípulos, las santas mujeres y a través de ellos construía lo que sería Mi futuro cristianismo.

Yo había venido a traer la paz a los corazones y a las almas y ellos Me crucificaron. Odiaron el bien, odiaron la salvación, odiaron el amor al prójimo y Mi mayor enemigo fue el que Me arrancó la creación: el que quiso ser creador en Mi lugar, el que Me dijo: ¡Non serviam!

Él envenenó toda Mi creación, los mundos visibles e invisibles, la tierra, los hombres, las almas. Lo había creado bello, luminoso, deferente y cercano a Mí, había recibido Mi Creatividad como personalidad, como ser, era Mi mano derecha en Mi obra creadora. Yo le había dado Mi confianza y fue con él que emprendí Mi creación. Muchos otros ángeles tenían sus atribuciones, pero Lucifer era como el maestro de obras. No era el dueño, pero tenía las riendas de Mi obra. Y como se le había dado la capacidad, creó como Yo le había dado el mandato. Yo lo veía todo, sin Mí no hubiera podido hacer nada, conmigo hizo maravillas.

Cuando llegó el momento de crear la tierra, quiso saber qué tenía de especial, pues muchas otras habían sido creadas y él sentía que ésta era especial. Le dije que esta tierra vería nacer a su Dios, que la eligió para estar entre hermanos y hermanas, y que Dios quería crear una familia de muchos hijos a Su imagen.

Este proyecto no le gustaba porque era el elegido entre todas las criaturas visibles e invisibles y ahí se rompía su perfección. El orgullo se destiló en su ser y lo cambió rápidamente. No quería contribuir a este plan divino, no quería que Dios se hiciera inferior creando hermanos, ni que estos hermanos fueran como Él. ¡Se puso en pie con todo su buen aspecto y proclamó: No serviré, Non serviam! E inmediatamente el orgullo que se había apoderado de él lo distorsionó, se volvió oscuro como la noche, su bello rostro se convirtió en una espantosa mueca de desprecio y su voz se quebró. Los demás ángeles que presenciaron esta revuelta se sorprendieron, pero él los llamó, diciéndoles que siguieran trabajando para él.

Así, un tercio de la hueste celestial acudió a ponerse a su lado, mientras que los demás se quedaron junto a San Miguel Arcángel, que se había apresurado a servir de escudo a su Dios. Y el resto ya se ha contado.

La tierra fue entonces infestada en su creación por el príncipe de los demonios, pues habiéndole dado Dios su Creatividad en personalidad, tenía inscrita en su esencia la facultad de molestar, y Dios no elimina lo que ha dado por derecho propio a sus criaturas.

Lucifer no se complacía en su capacidad de participar en la obra creadora de Dios y la Tierra fue objeto de muchas fechorías. Dios, que no restringe la libertad de hacer el mal, decidió crear al hombre y a la mujer en una zona espiritualmente cerrada de la tierra, e instruyó a Sus ángeles para que protegieran los límites del Paraíso. El Paraíso estaba destinado a crecer y expandirse por toda la tierra por la gracia divina y por obra del hombre, amigo de Dios. El hombre y la mujer, tentados, cayeron y el Príncipe de la Mentira retuvo su dominio sobre la joya de Dios.

Se acerca el momento, muy cercano, en que esta tutela será suprimida, pues los hombres de la tierra vivirán una vida santa, piadosa y humilde. La caridad florecerá y Dios será amado, honrado y servido como es debido.

Que Él sea bendecido y alabado y que sea bendecido y alabado sin fin por todos los hombres.”

Fuente: srbeghe.blog