Se acerca el Calvario para mi Iglesia

Muy pronto mis Casas serán cerradas, mi Culto diario suspendido y mis Tabernáculos profanados; muchos me buscarán y no me encontrarán

By

Octubre 02 2019
Llamado urgente de Jesús Sacramentado a Su pueblo fiel.
Mensaje a Enoch.

Se acerca el Calvario para mi Iglesia

“Hijos míos, mi Paz sea con vosotros.

Pequeños míos, la tierra y la humanidad muy pronto van a ser purificadas con fuego que caerá del cielo; fuego que limpiará vuestro mundo de toda cizaña de pecado y maldad. ¡Ay de las Naciones impías, porque van a conocer el poder del Brazo Justiciero de mi Padre que se descargará contra ellas! Cuando más segura se sienta la humanidad, llegarán los días de angustia y tribulación; en fracciones de segundo todo cambiará y lo que hoy conocéis dejará de existir; esta humanidad no alcanzará a levantarse, cuando ya le estará llegando otra calamidad.

Se acercan los días de la gran prueba, días de escasez, hambruna y tribulación, como nunca antes se habían visto en la tierra. ¡Qué tristeza que sea a través del dolor, el sufrimiento y la purificación, como despierte esta humanidad! El Cisma marcará el comienzo de los dolores y, ¡ay de aquellos que continúen adormecidos por el pecado, porque en verdad os digo, que no habrá más amanecer para ellos!

Hijos míos, muy pronto mis Casas serán cerradas, mi Culto diario suspendido y mis Tabernáculos profanados; muchos me buscarán y no me encontrarán, sólo me dejaré hallar por mi Pueblo Fiel. La angustia y la desesperación se apoderarán de la humanidad tibia y pecadora; mi Espíritu apartaré de la inmensa mayoría que camina en el pecado y la tibieza espiritual. Entonces, sabréis humanidad ingrata, qué es vivir sin el Espíritu de Dios que da la vida. Las tinieblas y su amo se apoderarán del mundo y será tanta la oscuridad que sólo brillarán como cocuyos las lámparas encendidas con la oración de mi Pueblo Fiel.

Rebaño mío, se acerca el calvario para mi Iglesia, los escándalos en su interior y la mala interpretación de las nuevas reformas, harán que estalle el Cisma; el cual será el más destructivo en toda la historia de mi Iglesia. Mi Iglesia será flagelada por el azote de la división, los rebeldes se apartarán de ella y arrastrarán consigo un gran número de almas. Una nueva Iglesia fundarán y ésta le servirá totalmente a mi adversario; otro Papa será nombrado, Roma perderá la fe y arderá en sus siete colinas. La nueva iglesia será la cloaca de los demonios, donde no habrá moral, sino libertinaje y pecado; todo está listo para dar comienzo a la Iglesia de la Nueva Era, dirigida por la masonería eclesiástica y orientada por mi adversario.

Millones de almas van a perder la fe y se apartarán de mi Iglesia y muchos por falta de conocimiento se unirán a los rebeldes. La iglesia de la nueva era adorará a Satanás y le rendirá culto; será la iglesia del libertinaje y pecado, donde no habrá compromiso ni cruces, ni camino angosto ni estrecho. Todo será permitido, ninguno será pecador; bajo el lema del Amor todos serán absueltos de sus pecados. ¡Oh Judas, vestidos de púrpura, muchos de vosotros seréis mis verdugos; nuevamente entregaréis al Hijo del Hombre, representado en su Iglesia a manos de mi adversario! Vuestra hora se acerca, lo que tenéis que hacer, hazlo pronto. ¡Ay de aquellos que entregarán a mi Iglesia que soy Yo, porque en verdad os digo, que vuestra paga será la muerte eterna!

Discípulos míos, venid a consolarme, me embarga la soledad y la tristeza al ver la traición que sufriré de parte de aquellos que dicen ser mis familiares y que juraron serme fieles. Mi dolor es grande al recibir los azotes de la traición, las espinas de la ingratitud y la Cruz de la división de mi Iglesia; mi calvario se aproxima, no me dejéis solo; soy el Prisionero de Amor que mendiga vuestra compañía, tengo sed de almas consoladoras que vengan a mis Sagrarios a mitigar mi sufrimiento. No paséis de largo por mis Casas, entrad a visitarme; soy el Amado que no es Amado que os pide como un mendigo una limosna de amor y compañía. Os estoy esperando no tardéis.

Vuestro Amado, Jesús Sacramentado.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, Hijos míos.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor