Padre, perdónalos...

Los sufrimientos son cada vez más fuertes. En el cuerpo se dan las primeras encorvaduras propias de la tetania, y cada manifestación del clamor de la muchedumbre los exaspera

By

(CEV) "El Evangelio como me ha sido revelado", Vol. X, p. 74

Jesús dice ahora sus primeras palabras: 

 The Passion of the Christ

Jesús: «¡Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen!»

Esta súplica le hace superar todo temor a Dimas. 

 The Passion of the ChristSe atreve a mirar a Cristo, y dice: «Señor, acuérdate de mí cuando estés en tu Reino. Yo, es justo que aquí sufra. Pero dame misericordia y paz más allá de esta vida. Una vez te oí hablar, y, como un demente, rechacé tu palabra. Ahora, de esto me arrepiento. Y me arrepiento ante ti, Hijo del Altísimo, de mis pecados. Creo que vienes de Dios. Creo en tu poder. Creo en tu misericordia. Cristo, perdóname en nombre de tu Madre y de tu Padre santísimo».

 

 The Passion of the ChristJesús se vuelve y le mira con profunda piedad, y todavía expresa una sonrisa bellísima en esa pobre boca torturada. Dice:

Jesús:  «Yo te lo digo: hoy estarás conmigo en el Paraíso».

 

"Mujer: ahí tienes a tu hijo. Hijo: ahí tienes a tu Madre"

[...] En efecto, muchos empiezan a impresionarse de la luz que está envolviendo al mundo, y alguno tiene miedo. [...] También los soldados señalan al cielo y a una especie de cono, tan obscuro, que parece hecho de pizarra, y que se eleva como un pino por detrás de la cima de un monte.[...]

 The Passion of the ChristEs en esta luz crepuscular y amedrentadora en la que Jesús da Juan a María y María a Juan. Inclina la cabeza, dado que María se ha puesto más debajo de la cruz para verle mejor, y dice: 

 

Jesús: «Mujer: ahí tienes a tu hijo. Hijo: ahí tienes a tu Madre». [...]

"¡Eloi, Eloi, lamma sebacteni!"

 The Passion of the Christ

Los sufrimientos son cada vez más fuertes. En el cuerpo se dan las primeras encorvaduras propias de la tetania, y cada manifestación del clamor de la muchedumbre los exaspera. [...] Con gran dificultad, apoyando una vez más en los pies torturados, encontrando fuerza en su voluntad, únicamente en ella, Jesús se pone rígido en la cruz. Se pone de nuevo derecho, como si fuera una persona sana con su fuerza completa. Alza la cara y mira con ojos bien abiertos al mundo que se extiende bajo sus pies, a la ciudad lejana, que apenas es visible . [...]

Él le grita con fuerte voz, venciendo con la fuerza de la voluntad, con la necesidad del alma, el obstáculo de las mandí­bulas rígidas, de la lengua engrosada, de la garganta edematosa:

Jesús:«¡Eloi, Eloi, lamma sebacteni!» (esto es lo que oigo).

Debe sentirse morir, y en un absoluto abandono del Cielo, para confesar con una voz así el abandono paterno. La gente se burla de Él y se ríe. Le insultan [...]

¡Tengo sed!

 The Passion of the ChristLa obscuridad se hace más densa todavía. Jerusalén desaparece del todo. Las mismas faldas del Calvario parecen desaparecer. Sólo es visible la cima [...] Y desde esa luz que ya no es luz llega la voz quejumbrosa de Jesús: .

Jesus: «¡Tengo sed!»

[...] Un soldado se dirige hacia un recipiente [...] and offers the sponge to the Dying Victim.

Jesús se aproxima, ávido, hacia la esponja que llega: parece un pequeñuelo hambriento […]. Jesús, que ha chupado ávidamente la áspera y amarga bebida, tuerce la cabeza henchido de amargura por la repugnancia.

Ante todo, debe ser corrosiva sobre los labios heridos y rotos.Se retrae, se afloja, se abandona. Todo el peso del cuerpo gravita sobre los pies y hacia delante. Son las extremidades heridas las que sufren la pena atroz de irse hendiendo sometidas a la tensión de un cuerpo abandonado a su propio peso. [...] Y cada vez más feble, volviendo al quejido infantil del niño, se oye la invocación: . Y .  

Jesus: «¡Mamá!»

la pobre susurra:

Maria Madre de Jesús: «Sí, tesoro, estoy aquí»

Y cuando, por habérsele velado la vista, dice:

Jesús: «Mamá, ¿dónde estás? Ya no te veo. ¿También tú me abandonas?»
 

 

 

Maria Valtorta:
El Evangelio como me ha sido revelado

Maria Valtorta: The Poem of The Man-God

Puede ordenar los libros aquí

 Livio FanzagaEvaluación de la Obra de María Valtorta por el padre Livio Fanzaga, sacerdote católico (Radio Maria):
"Así que yo diría eso, queridos amigos, porque he leído "El Evangelio como me ha sido revelado", tres veces, 10 volúmenes (CEV), y luego soy capaz de evaluar en toda su complejidad y su valor, me dan ganas de decir, queridos amigos, yo no conozco a ningún comentario sobre el Evangelio más ortodoxo, más edificante, más estimulante que esto, y me gustaría, queridos amigos, que todos ustedes aceptaría la invitación de la Virgen María para leer estos libros, porque todo es verdad (y no contienen errores contra la fe y la moral de la Iglesia Católica ...). A continuación, lea estos libros, mis queridos amigos, porque sin duda ganaras grandes beneficios para sus almas. No es difícil conseguirlos, y no cuestan mucho, 10 libros que pueden ser para usted un alimento espiritual indispensable "

Content taken from the works of Maria Valtorta with the permission of the "Centro Editoriale Valtortiano Srl"- Viale Piscicelli, 89/91 - 03036 Isola del Liri, (FR - Italy), www.mariavaltorta.com, which has all the rights upon Valtorta's Works.