El castigo muy pronto vendrá y ya no podré evitarlo

Despertad, porque están por sonar las trompetas de la Justicia Divina, que os anunciarán el comienzo de la gran purificación y ya no habrá marcha atrás

By

Noviembre 18 de 2018
Llamado de Nuestra Señora de la Peña a la humanidad.
Santuario de Nuestra Señora de la Peña. Bogotá Colombia.
Mensaje A Enoch.

El castigo muy pronto vendrá y ya no podré evitarlo

“Hijitos de mi Corazón, la Paz de mi Señor esté con todos vosotros y mi Protección Maternal, os acompañe siempre Pequeñitos, todo está por cumplirse como está escrito en la Santa Palabra de Dios; sufro viendo como ésta humanidad de estos últimos tiempos, cada día se aparta más de Dios. El castigo muy pronto vendrá y ya no podré evitarlo, porque es la Justicia de Dios quien lo envía, para restablecer el orden y el derecho en la creación.

El cielo hijitos está muy triste por vuestro mal comportamiento, muchas almas se van a perder y millones van a perecer al paso de la Justicia Divina. La fuerza de la naturaleza se desatará en toda la tierra y no va a haber lugar seguro en ella. Corred, nuevamente os digo, a poner vuestras cuentas en orden; buscad a uno de mis predilectos y haced una buena confesión de vida; preparaos espiritualmente, porque los días de la Justa Ira de Dios, están por comenzar.

No sigáis en vuestro pecado, despertad, porque están por sonar las trompetas de la Justicia Divina, que os anunciarán el comienzo de la gran purificación y ya no habrá marcha atrás. Recogeos en oración, ayuno y penitencia, para que podáis sobrellevar los días de Justicia Divina que se aproximan.

Hijitos, todos los obradores del mal, van a desaparecer de la faz de la tierra; sólo quedará en ella, el Pueblo de Dios que será purificado, como se purifica el oro en el fuego; la purificación del pueblo elegido, será hasta que brille como Crisol. Sólo así, purificado podrá habitar la Nueva Creación de Dios. Se acercan los días mis niños en que clamaréis al cielo y parecerá que no os escuchará; la humanidad muy pronto va a sentir y experimentar lo que es estar sin el Espíritu de Dios. ¡Clamarán y gritarán: Señor, Señor, ven a salvarnos y nadie los escuchará! Sólo los que estén en gracia de Dios y pongan su fe y confianza en el Señor, podrán superar esta prueba.

¡Aridez espiritual y ausencia de la Palabra de Dios, por un tiempo os acompañará; vuestra fe, será puesta a prueba!. Seréis tentados y atacados por los demonios, y muchos por no estar preparados se van a perder. La prueba de fe, acrisolará vuestro espíritu; por eso hijitos os exhorto a que leáis la Santa Palabra de Dios, la grabéis y meditéis en vuestro corazón, para que se afiance en vosotros y así, podáis superar esta prueba de fe, con la cual mi Padre os probará, para ver si sois dignos de ser llamados su heredad.

Hijitos, nuevamente os digo, preparaos espiritualmente porque los días de combate espiritual, están por llegar. Colocaos vuestra Armadura Espiritual a mañana y noche; permaneced en gracia de Dios y amaos y socorreos los unos a los otros, para que la fuerza del Amor unida a vuestra fe, os ayude a superar los días de la gran purificación que se aproximan. No soltéis mi Rosario, porque es el arma que os dará la victoria sobre las fuerzas del mal.

Hijitos, quedad en la Paz de mi Señor.

Os Ama vuestra Madre, La Señora de la Peña.

Dad a conocer mis mensajes y mi advocación al mundo entero.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor