Después del Aviso ya no seréis los mismos

Estad muy pendientes porque grandes manifestaciones en el cielo se os van a dar, antes de la llegada del Aviso. Vais a presenciar fenómenos nunca antes vistos por ojo alguno

Diciembre 23 2018
Llamado urgente de María Auxiliadora al pueblo de Dios.
Mensaje a Enoch.

Después del Aviso ya no seréis los mismos

“Hijitos, la Paz de mi Señor esté con todos vosotros y mi Amor y Protección Maternal, os acompañe siempre.

Pequeñitos, estad muy pendientes porque grandes manifestaciones en el cielo se os van a dar, antes de la llegada del Aviso. El cielo se os va a manifestar en las nubes y vais a presenciar fenómenos nunca antes vistos por ojo alguno. La llegada del Aviso está muy cerca y que tristeza que aún hay muchos que siguen pensando que este acontecimiento es para el futuro. No mis niños, estáis muy equivocados, vuestro paso por la eternidad está por darse; por eso el cielo os lo está anunciando, para que os preparéis y no os coja por sorpresa.

Hijitos, después del Aviso ya no seréis los mismos, en la eternidad seréis transformados; mi Hijo le dará a su rebaño los dones y carismas que necesita para enfrentar la gran batalla espiritual, todas sus ovejas serán selladas en la frente con la Sangre del Cordero. Esta será la señal que distinguirá al rebaño de mi Hijo, del rebaño de mi adversario. El Pueblo de Dios brillará con su luz y estará listo para el gran combate espiritual. Muchas almas Bienaventuradas que en este mundo lucharon contra el demonio, os acompañarán en vuestra lucha espiritual. Miríadas de Arcángeles y Ángeles, también estarán con vosotros; y yo, vuestra Madre, estaré en compañía de Miguel y los Ejércitos Celestiales, dirigiendo el Gran Ejército de Dios.

Mis niños, las élites illuminatis que le sirven a mi adversario ya están preparadas para darle la bienvenida al falso mesías. Todos los medios informativos y la gran mayoría de los gobernantes de este mundo, esperan la señal para comenzar el show del engaño en sus respectivas naciones. Este engaño incluirá proyecciones de imágenes en el cielo, que harán pensar a la inmensa mayoría de la humanidad que mi Hijo ha regresado a este mundo. No os dejéis engañar, mi Hijo ya no vendrá a este mundo, mi Hijo viene en gloria y esplendor, como Rey a reinar a su pueblo en la nueva y celestial Jerusalén. Millones de almas se van a perder por este engaño; van abrirle el corazón al falso mesías y lo van a adorar como si fuese el mismo Dios. ¡Qué tristeza siento en mi corazón de Madre, al ver la ingratitud de tantos que le darán la espalda a mi Hijo, por seguir la doctrina del falso dios! ¡Pobres almas, cuando despierten del engaño, va a ser muy tarde para ellas!

Hijitos, durante el tiempo que dure el último reinado de mi adversario, debéis de intensificar vuestra oración, ayuno y penitencia, porque los ataques en vuestro ser, los demonios intensificarán. Acordaos que es su último reinado, el infierno va a trasladarse a la tierra y los demonios de todas las clases y rangos, estarán en vuestro mundo, buscando por todos los medios de hacer perder el mayor número de almas. Los demonios de la carne tomarán forma humana para seducir a los hombres y mujeres, buscando con su lujuria la caída de muchos.

No olvidéis mis niños que mi adversario os conoce y sabe de vuestras debilidades; por eso debéis de correr a cerrar con la oración, el ayuno, la penitencia y la confesión, toda puerta espiritual abierta que tengáis por pecados no confesados. Acordaos de las treinta y tres eucaristías seguidas para que cerréis las puertas intergeneracionales; entregad en las misas en el momento de la elevación, vuestro árbol genealógico paterno y materno y vuestros antepasados, para que os vayáis liberando de estas cargas. Es hora mis niños de estar aferrados a Dios, como el sarmiento a la vid; porque se están acercando los días del gran combate espiritual, donde seréis puestos a prueba hasta que brilléis como crisoles.

De nuevo os digo, aquí está vuestra Madre, contad conmigo; acompañadme con el rezo de mi Santo Rosario y mi protección maternal os protegerá de todo mal y peligro. ¡Ánimo mis niños, no tengáis miedo! Si permanecéis a mi lado, yo cuidaré de vosotros, como lo hace la gallina con sus polluelos.

Que la paz de mi Señor, permanezca en vosotros.

Vuestra Madre, María Auxiliadora.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.