Lee sin prisa si puedes...

Esfuérzate en leer todo sin prisa... la curiosidad no te salvará de los acontecimientos que devastarán a nuestro planeta... no habrá internet... prepàrate: oración y Santo Rosario cada día, Confesión, Comunión, obediencia a los 10 Mandamientos... ¡Fe, no miedo! ¡Salva tu alma!

¡Ya!, ¡Ya!, ¡Ya! ¡Es el momento de la conversión! Oren, más naciones se adentran en el escenario de la guerra

Más señales verán en el Cielo y en la Tierra para que despierten de ese letargo en el que les mantiene el Enemigo del alma. La tierra continuará estremeciéndose fuertemente para que despierten y se conviertan; las aguas se agitarán una y otra vez para limpiar el pecado de la humanidad al negarme y desobedecerme

12 de mayo 2024 - Mensaje de Nuestro Señor Jesucristo a Luz de María

Volto Santo di Nostro Signore Gesù Cristo

«Amados hijos Míos, les bendigo, les amo.

¡Cuánta incertidumbre y cuánto dolor viven Mis hijos en este momento!

La necedad de mis hijos no les permite vivir dentro de la realidad… (Prov. 1,7; Prov. 18,2; Prov. 29,11). Continúan sin ser coherentes con lo que viven y la verdad de este momento.

(Prov. 1,7) "El temor del Señor es el comienzo de la sabiduría, los necios desprecian la sabiduría y la instrucción."
(Prov. 18,2) "El insensato no desea comprender, sino revelar sus propias opiniones."
(Prov. 29,11) "El insensato da libre curso a su mal humor, pero el sabio lo refrena y apacigua."

Hijos amados, oren cada momento en el transcurrir de la vida para que, con la oración, las obras y actos se transformen interiormente; sin publicarlo, sin anunciarlo, sino permitiendo dentro de la humildad ese obrar y actuar a Mi Semejanza.

¡Ya!, ¡Ya!, ¡Ya! ¡Es el momento de la conversión [1] hijos Míos!

No esperen otro momento, es este, en el que junto al cambio de la Creación van compartiendo a la vez el cambio interior. Para participar en el derramamiento de Mi Espíritu (Jn. 14, 15-17.25-26) deben ser dignos de recibir las bendiciones de Mi Espíritu que da frutos en los hombres de buena voluntad.

(Jn. 14, 15-17.25-26) “Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes. Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.”

(Señales…)

Amados Míos, más señales verán en el Cielo y en la Tierra para que despierten de ese letargo en el que les mantiene el Enemigo del alma.

(La tierra… las aguas…)

La tierra continuará estremeciéndose fuertemente para que despierten y se conviertan; las aguas se agitarán una y otra vez para limpiar el pecado de la humanidad al negarme y desobedecerme.

Soy Misericordia y les llamo, por eso cada uno de ustedes debe surgir de dentro del fango en el que viven espiritualmente y elevarse por sobre el fango, permitiendo que Mi Espíritu les nutra para que sean criaturas nuevas y de la Mano de Mi Madre Santísima, superen el querer humano. Con la humildad y el silencio de Mi amada Madre, todo obrar y actuar sea para Mi Gloria, colocándose en el último lugar entre sus hermanos, así darán testimonio de que son Mis hijos.

Como en Fátima, Mi Madre les legó Su palabra que abarca a toda la humanidad con las bendiciones y el padecer de esta generación; les enfatizó también que son sus hijos y que a todos ama.

Mi Madre les espera y les ha legado su fidelidad a nuestra Trinidad Sacrosanta. Es Mi Madre amadísima, la Puerta del Cielo y su Inmaculado Corazón triunfará [2].

Oren hijos Míos, oren, las tenciones crecen, más naciones se adentran en el escenario de la guerra.
Oren hijos Míos, oren, Europa padece ante el avance de la guerra; las palabras del líder de Rusia les llevan a meditar en lo cercano de la Tercera Guerra Mundial, mas no teman hijos, no teman, Yo intervendré antes de que la soberbia humana destruya lo que es propiedad Divina.
Oren hijos Míos, oren, las aguas se levantan sobre la tierra; oren, en donde habitan tantos de Mis hijos la tierra se estremece, oren por San Francisco.
Oren hijos Míos, oren, Mi Madre es Madre de la humanidad y pendiente de Sus hijos les protege, ámenla, hijos Míos.
Oren hijos Míos, oren, la oscuridad llega, mantengan Mi Luz en su corazón.

Amadísimos Míos reciban Mi Bendición, les amo. Su Jesús.»

Ave María Purísima, sin pecado concebida
Ave María Purísima, sin pecado concebida
Ave María Purísima, sin pecado concebida

  1. Sobre conversión: leer…
  2. Sobre triunfo del Inmaculado Corazón de María: leer…

Fuente: Revelaciones Marianas