Preparaos para la llegada del tiempo de mi Justicia

Permaneced alertas y vigilantes, no descuidéis la oración; que vuestra fe, permanezca firme a pesar del sufrimiento y las calamidades por las que vais a tener que pasar. La llegada de mi Aviso es inminente

By

Enero 27 2020
Llamado de Dios Padre a Su Pueblo Fiel.
Mensaje a Enoch.

Preparaos para la llegada del tiempo de mi Justicia

“Pueblo mío, Heredad mía, mi Paz sea con vosotros.

Hijos míos, el acortamiento de los días sumado a la maldad y el pecado de esta humanidad de estos últimos tiempos, han acelerado el tiempo de mi Justicia. Las tribulaciones ya están comenzando y cuando más atribulados estéis, vendrá el día de mi Aviso; como Padre de la humanidad, me duele que tenga que enviaros mi Justicia para restablecer el orden y el derecho, pero esta humanidad no aceptó mi Misericordia, cada día el pecado y la maldad se acrecientan más. Si el tiempo de mi Justicia no llega pronto, mi Creación corre el riesgo de perderse, por la soberbia y ansia de poder de muchos reyes de este mundo.

Pueblo mío, preparaos para la llegada del tiempo de mi Justicia, permaneced alertas y vigilantes, no descuidéis la oración ni la alabanza; que vuestra fe, permanezca firme a pesar del sufrimiento y las calamidades por las que vais a tener que pasar. La llegada de mi Aviso es inminente, por eso debéis de estar preparados espiritualmente para que no sufráis en vuestro paso por la eternidad; haced una buena confesión de vida y alimentaos del Cuerpo y la Sangre de mi Amado Hijo, el Divino Cordero de Dios, para que cuando lleguéis a mi Tribunal Supremo seáis irreprochables.

No soltéis el Rosario de mi Amada Hija, vuestra Madre María, porque Ella, intercede por todos sus hijos y muy especialmente por todos los devotos del Santo Rosario que le ayudan a rescatar tantas almas. Orad a vuestro Ángel de la Guarda y a las almas Bienaventuradas, porque ellas, también interceden por vosotros; permaneced en Comunión con Dios, para que vuestro paso por la eternidad sea vuestro mayor gozo.

Pueblo mío, mi Creación clama: Justicia, Justicia, porque no aguanta más tanto ultraje de parte de la mano del hombre; la furia de todos los elementos de la naturaleza está por despertarse y serán millones de almas las que se van a perder, porque no han querido atender a los llamados del Cielo que llaman a la conversión. Toda la tierra está a punto de comenzar a estremecerse y no dejará de hacerlo hasta que termine el tiempo de mi Justicia; ayes, pánico y temor por doquier, se tomarán la humanidad y no habrá quien la escuche. Pueblo mío, vosotros no temáis, la oración, el ayuno y la penitencia, unidos a vuestra fe, será vuestra mayor fortaleza que os ayudará a sobrellevar el tiempo de mi Justicia.

Cuando la tierra esté gimiendo, orad y alabad la Gloria de Dios y todo irá pasando sin causaros temor alguno; es el tiempo en que ya debéis de tener puesta vuestra Armadura Espiritual a mañana y noche, haciéndola extensiva a vuestros hijos y familiares. Sellaos con la Sangre y Llagas de mi Amado Hijo y sellad vuestras familias y hogares a mañana y noche, para que estéis bien protegidos. No olvidéis el Ictus en la puerta de entrada de vuestros hogares y en cada una de las habitaciones; que todo esté Sellado con la Sangre y Llagas de mi Hijo, para que cuando pase el Ángel de mi Justicia, no toque con su Espada al Pueblo de Dios. Acatad pues Hijos míos estas instrucciones, porque el tiempo de mi Justicia está comenzando y no tiene marcha atrás.

Ichthys

Quedad en mi Paz, Pueblo mío, Heredad mía.

Vuestro Padre, Yahvé, Señor de la Creación.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, Hijos míos.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor