Recordar que sin amor nada somos

El Amor de Mis entrañas se unificó con el Espíritu Divino y en una total donación, no oponiendo resistencia alguna a la Voluntad Divina

By

Nuestra Madre Santísima nos comparte a través de Luz de María una nueva revelación en la cual nos permite comprender el gran misterio de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo
24 DE DICIEMBRE DEL 2017

Recordar que sin amor nada somos

Amadísima hija Mía, el que Mi Hijo naciera en tan humildes condiciones no fue una casualidad, sino la disposición del Padre Eterno para que desde el primer instante la Humanidad comprendiera que para adentrarse en la vida espiritual y acoger las enseñanzas de Mi Hijo deben desatar todo aquello que les mantiene atados a las falsas creencias personales, al ego que permanece fuerte en el hombre, a la necedad humana y humildemente mirarse a sí mismo y reconocer lo que es y cómo es, lo que debe dejar y lo que debe tomar para unificarse a Mi Hijo.

Les solicito que cada día sea como este, en que el hombre de Dios reconoce que el Amor debe prevalecer en la vida y recordar que sin amor nada somos (Cfr. 1 Cor. 13).

Nosotros no viajábamos solos, sino en compañía de los protectores que Dios Padre envió para que nos acompañasen en el camino y antes de entrar en ese establo, los Ángeles ya se encontraban allí, alegres, esperaban nuestra entrada.

EL ESTABLO, ESE HUMILDE LUGAR, ERA EL GRAN PALACIO EN DONDE DEBÍA NACER EL HIJO DE DIOS.

Los Ángeles de Dios Padre se hicieron visibles a nuestras miradas y José, admirado ante tanta grandeza, comprendió que más que un palacio nos encontrábamos en el lugar más hermoso que podía existir en la Tierra. Nos apresuramos a limpiar el lugar y los Ángeles de Dios ayudaron a Mi esposo José, y el lugar, con impecable limpieza, fue dispuesto para el nacimiento de Mi Hijo, que previamente se Me había anunciado.

Los Ángeles perfumaron con aromas celestiales tan gran palacio. Yo había sido anunciada del nacimiento y absorta en Mi Vientre, en donde el Amor Divino llegaría a la Humanidad, penetraba en tan insondable Misterio.

El frío de la noche hizo que presuroso, Mi esposo José encendiera el fuego y Yo le pedí que descansara y José, entrando en sueño que fue un éxtasis, miró cuanto sucedía con el Divino nacimiento.

Yo fui llevada por sobre lo creado y fui llena de mayores portentos que llenaban Mi Corazón, Mi Mente, Mi Pensamiento, Mi Razón, Mi Alma y Mi Espíritu para acoger “Sagrados Misterios” que no se me habían revelado antes.

Fui llevada en profundo Éxtasis Divino hasta mirar el Rostro de Dios y fui colmada de Ciencia Divina, de Prudencia, de Esperanza Divina, de Amor y Comprensión Divina…

Postrada ante el Padre Eterno recibí Su gran bendición y tan Altísima Majestad Me tomó las Manos y recibí toda la instrucción para la crianza de Quien llegaría a ser el Salvador de la Humanidad.

Mi rostro irradiaba la Luz Divina que el Padre reflejaba en Mí, consciente de cuanto sucedía, en pleno uso de Mis Sentidos, Me miraba transformada ante tan Insondable Presencia.

En instantes sentí en Mi vientre a Mi Niño moviéndose con fuerza, ya preparado para nacer y arrobada por el Espíritu Divino, miré que fue liberando de ese claustro a Dios hecho Hombre, sin dolor alguno.

El Amor de Mis entrañas se unificó con el Espíritu Divino y en una total donación, no oponiendo resistencia alguna a la Voluntad Divina, con absoluta disposición y siendo como el cristal a la luz, nació el “Unigénito del Padre”, por Obra y Gracia del Espíritu Santo (Cfr. Mt. 1, 18c), conservando Mi Estado Virginal, todo fue un Milagro de Amor.

Miré a San Miguel y a San Rafael y ellos adoraban a Mi Niño, transfigurado, más hermoso y refulgente que el sol. Su Piel, limpia totalmente, irradiaba tal Pureza, que salía del lugar la Luz de Su Divino Cuerpo. Me fue entregado Mi Niño por Manos de San Miguel y San Gabriel, y en ese instante, un Coloquio Divino sucedió entre los dos: MI HIJO Y YO NOS FUSIONAMOS Y ÉL COMO AMOR VERDADERO Y YO COMO SU MADRE LE EXPRESÉ: MI AMADO PARA MÍ Y YO PARA MI AMADO… (Cfr. Cant. 2,16).

ENTRAMOS EN UN ÍNTIMO COLOQUIO, Y CON TODA MI TERNURA MATERNAL, MIRANDO ESOS OJOS BENDITOS, LE AME EN LA VOLUNTAD DIVINA DESDE EL PESEBRE HASTA LA CRUZ.

Saliendo de ese estado, llame a José y él mirando al Niño, derramaba lágrimas que corrían por sus mejillas, al que tanto esperaba estaba allí, lo entregué en sus brazos y en total reverencia lo amo con amor eterno.

LLEGARON LOS HUMILDES A ADORAR A MI HIJO PORQUE DE LOS HUMILDES ES EL REINO.

Mamá María."

Fuente: Revelaciones Marianas