El infierno está lleno de almas por quebrantar el Sexto Mandamiento

El Sexto Mandamiento de la Ley de Dios que dice: No fornicarás, ni adulterarás, ni consentirás, ni cometerás ningún acto impuro

By

Febrero 24 2019
Santuario de Nuestra Señora de la Peña. Bogotá Colombia.
Llamado Urgente de La Virgen de La Peña al Pueblo de Dios.
Mensaje a Enoch.

El infierno está lleno de almas por quebrantar el Sexto Mandamiento

“Mis Amados Hijitos, la Paz de mi Hijo esté con todos vosotros y mi Amor y Protección Maternal, os acompañe siempre.

La lucha entre las fuerzas del bien y las huestes del mal, ya comenzó en vuestro mundo. Estad alerta y vigilantes para que podáis repeler los ataques y dardos incendiarios de las fuerzas del mal; orad mis hijitos fieles por la juventud del mundo entero, porque es la más vulnerable y la que menos resistencia le ofrece a mi adversario. El modernismo y la tecnología, están llevando a la perdición a millones de almas de jóvenes; los pecados de la carne se están robando el alma de la juventud.

El desconocimiento del Decálogo Divino, está haciendo que muchos a diario lo quebrante, especialmente el Sexto Mandamiento de la Ley de Dios que dice: No fornicarás, ni adulterarás, ni consentirás, ni cometerás ningún acto impuro. Hijitos, este Mandamiento de la Ley de Dios es uno de los más quebrantados por los hombres y mujeres de hoy; su quebrantamiento está haciendo que se pierdan muchas almas. El infierno está lleno de almas por quebrantar este Mandamiento.

Es tanta la ignorancia espiritual con respecto a este Mandamiento, que muchos jóvenes y adultos, fornican y adulteran con su pareja y luego los fines de semana acuden al Santo Sacrifico e indignamente, reciben el Cuerpo y la Sangre de mi Hijo, como si nada pasará. Estas comuniones sacrílegas están llevando a muchos a la muerte eterna.

¡Pastores de la Iglesia y del hogar, retomad la enseñanza del Decálogo Divino y haced que sea aprendido y puesto en práctica, por el rebaño que os ha sido puesto a vuestro cuidado! El quebrantamiento de los Preceptos Divinos es el causante de todos los males de la humanidad; la maldad y el pecado han tomado tanta fuerza, porque no se cumplen los Mandamientos de la Ley de Dios. Los 10 Mandamientos son los pilares, sin cuales no puede haber orden ni comunicación entre Dios y los hombres; son las Normas que rigen el comportamiento humano, necesarias para la sana convivencia en vuestro mundo. El desconocimiento y la falta de cumplimiento de los Preceptos Divinos, es lo que está llevando a ésta humanidad a una crisis social, moral material y espiritual, que de no corregirse, la va a llevar a su propia destrucción y muerte. Los Mandamientos de la Ley Divina, son el puente que comunica a Dios con los hombres, cuando se observan y cumplen fielmente. Si la humanidad los acatara y cumpliera, los hombres vivirían en paz y no habría destrucción ni muerte; todo guardaría equilibrio y Dios moraría en medio de vosotros y se haría su voluntad.

¡Pastores de la Iglesia, evangelizad con el Decálogo Divino, porque la humanidad va a la deriva por el no cumplimiento de los Preceptos de Dios! ¡Pastores del hogar, es vuestra obligación moral y espiritual, el dar a conocer a vuestros hijos los Mandamientos de la Ley de Dios; por vuestra apatía, desconocimiento y falta de evangelización sobre este tema, es por lo que tanto jóvenes hoy se están perdiendo! ¡No más tecnología mundana en vuestros hogares; controlad su uso y dedicad toda vuestra energía y entereza a la enseñanza de los Mandatos Divinos, para que sembréis en vuestros hijos unas firmes bases morales y espirituales, que los ayuden a restablecer la comunicación con Dios!

Quiero más oración y menos tecnología en vuestros hogares; ayudadme con esto padres de familia, porque mi Corazón de Madre de la humanidad, está dolorido por la pérdida de tantos jóvenes que hoy yacen en las profundidades del infierno, por la falta de amor, diálogo, oración y ante todo por la falta de Dios en tantos hogares. ¡Cuento con vosotros padres de familia, vamos mis pequeños pastores; evangelizad con los Preceptos Divinos a vuestros hijos y dedicad más tiempo a la oración, para que el Amor de Dios vuelva a renacer en vosotros, en vuestros hijos y hogares !

Que la Paz de mi Señor y el Amor y Protección de vuestra Madre, os acompañe siempre.

Os ama, vuestra Madre, la Señora de la Peña.

Dad a conocer mis mensajes y mi advocación a toda la humanidad, mis amados hijitos.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor