Días aciagos, de purificación se están acercando

Las Letanías a Mi Sangre os descontaminarán. El poder de Mi Via Crucis, hará retroceder los demonios y librará a muchas almas de perderse

By

Febrero 28 de 2016
Llamado urgente de Jesús el Buen Pastor a Su Rebaño

Días aciagos, de purificación se están acercando

"Ovejas de mi grey, paz a vosotras.

Días aciagos, días de purificación se están acercando. Clamad y suplicad al Cielo, para que estos días de prueba podáis sobrellevarlos sin perder la fe, ni la esperanza. Hijos Míos, ovejas de Mi rebaño, cuando haga su aparición el lobo, debéis de permanecer en vela, porque las noches estarán invadidas por entidades espirituales malignas.

Todos los emisarios del mal se darán a conocer y sus obras se intensificarán. Por sus frutos los conoceréis.

Rebaño Mío, conservad la calma y no entréis en pánico; sellad a los lobos con Mi Sangre y cubridlos con Mis Llagas, para que no os hagan daño. No entabléis disputas, ni altercados con los hijos de la oscuridad; en aquellos días lo que debéis de hacer es orar; que la oración sea vuestra compañía y la Armadura Espiritual, sea vuestra protección. Por el tiempo que durará el último reinado del lobo, 1.290 días, vais a tener que luchar espiritualmente con todas las entidades malignas encarnadas y desencarnadas.

Orad a todo instante y no bajéis la guardia con la oración, para que no os vais a llevar sorpresas desagradables. Acordaos que aquellos días serán de batalla espiritual y el lobo y sus secuaces intensificarán sus ataques,, buscando la forma de hacer perder el mayor número de mis ovejas.

Rebaño mío, haced bendecid y exorcizar: crucifijos, medallas, imágenes, rosarios y todo cuanto tengáis que nos representen. Un Crucifijo exorcizado o Rosario exorcizado, debéis siempre llevar con vosotros; el poder de Mi Cruz y el poder del Rosario de Mi Madre, harán huir a los demonios. Haced réplicas de Mi Cruz a menor escala y hacedlas exorcizar o bendecir, para que las coloquéis por detrás de la puerta principal y en cada puerta de las habitaciones de vuestro hogar.

Tened reserva de agua, sal y aceite exorcizados, porque los vais a necesitar para el combate espiritual y para descontaminaros y descontaminar vuestro hogar. Os digo esto, porque en aquellos días todo estará contaminado por las entidades malignas que vagarán por los aires. Bendecid y selladlo todo con Mi Sangre, rompiendo con el poder de Mi Sangre las maldiciones que los hijos de la oscuridad, harán en esos días. Las Letanías a Mi Sangre os descontaminarán. El poder de Mi Via Crucis, hará retroceder los demonios y librará a muchas almas de perderse. Tened pues en cuenta estas instrucciones espirituales que os doy, porque os servirán mañana para que os mantengáis en victoria.

El Rosario de Mi Madre, el Rosario de Mi Preciosa Sangre, el rosario de Mis Llagas, Mi Via Crucis, la Consagración a mi Preciosa Sangre, la Coraza de Mi Sangre, dada a Mi Enoch, la oración y exorcismo de nuestro Amado Miguel, el Conjuro de Mis Ángeles y el Triduo a la Santísima Trinidad, son poderosas armas espirituales que os mantendrán protegidos y os darán grandes victorias sobre las fuerzas del mal. No olvidéis que antes de entrar en combate espiritual, debéis tener puesta vuestra armadura espiritual, colocándoosla como un soldado que va al campo de batalla.

A medida que vais haciendo la oración de la Armadura, os la vais colocando en vuestro cuerpo, así:

Me coloco el cinturón de la verdad, simuláis que os estáis colocando un cinturón, me coloco la coraza de la justicia, simuláis que os estáis colocando una coraza. El escudo de la fe, simuláis coger un escudo, el casco de la salvación, simuláis colocaros un casco en la cabeza, las sandalias de la paz, hacéis de cuenta que os estáis calzando y por último simuláis llevar en vuestra cintura la espada del espíritu que es la palabra de Dios.

No olvidéis reforzar vuestra armadura con el rezo del salmo 91. Esto lo debéis hacer a mañana y noche. Estad pues preparados rebaño mío, porque los días de batalla espiritual están por comenzar.

Mi paz os dejo, mi paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad."

Fuente: mensajesdelbuenpastor