Un cuerpo celeste tocará la tierra

Humanidad pecadora, ya tocasteis fondo; ¿quién podrá salvarse en el tiempo de mi justicia? Sólo los rectos y limpios de corazón

By

Noviembre 19 de 2019
Llamado urgente de Dios Padre a Su pueblo fiel.
Mensaje a Enoch.

Un cuerpo celeste tocará la tierra

“Pueblo mío, Heredad mía, mi Paz sea con vosotros.

“Shemá (Escucha) Israel:

El jinete de mi Justicia ya cabalga sobre la tierra y muy pronto descargará su copa, sobre sus habitantes. Un cuerpo celeste tocará la tierra y traerá muchas desgracias, por el choque de esta bola de fuego se acortarán más los días. El universo está en transformación y su agitación, va a hacer que muchos residuos por explosiones cósmicas entren a la tierra en forma de bolas de fuego, asolando vuestro planeta, castigando por mi voluntad a las naciones impías.

Los dolores para la humanidad están por comenzar, ¡qué tristeza siento como Padre, al ver que se están acercando mis días de Justicia y la inmensa mayoría de la humanidad, continúa aletargada por el pecado y la maldad! Los días de Justicia están llegando, refugiaos en la oración; conservad la calma y no perdáis la fe, porque se aproximan los días de prueba donde seréis probados como se prueba el oro en el fuego. Vais a estar atribulados en todos los aspectos de vuestra vida y sino estáis preparados, vais a sucumbir al paso de las tribulaciones. ¡Corred, corred, insensatos a poner vuestras cuentas en orden, porque vuestro Amo está que toca a la puerta de vuestra alma y viene a pediros el balance de vuestra vida! Llegaré como ladrón en la noche, que os encuentre despiertos y con las lámparas encendidas con la oración, para que podáis ser justificados y no tengáis de qué lamentaros.

¡Ay de vosotros mortales, que continuáis dándome la espalda y no la cara, porque lo mismo haré con vosotros en los días de mi Justicia! Seréis todos vosotros como paja que arderá por el fuego de mi Justa Ira. Humanidad pecadora, ya tocasteis fondo; ¿quién podrá salvarse en el tiempo de mi justicia? Sólo los rectos y limpios de corazón, podrán salvarse, sólo los que obran con justicia, serán justificados y estos pueden contarse. La inmensa mayoría de esta humanidad que camina en el pecado y la maldad, será borrada de un soplo y no quedará recuerdo alguno de ella.

Se os está acabando el tiempo raza de víboras, seguid en vuestra loca carrera de pecado, que ya casi llegáis a la meta, donde os espera como premio, la muerte eterna. Las profundidades del abismo os esperan, allí será el llanto y el rechinar de dientes, ese será el pago que recibiréis por todo vuestro pecado, maldad e injusticia, con que obrasteis en este mundo.

Pueblo mío, en el tiempo de mi Justicia, alabad la Gloria de Dios, con cánticos y Salmos, no entréis en pánico. La oración y la alabanza, serán vuestra fortaleza que os ayudarán a sobrellevar esos días. Orad en cadena con vuestros hermanos, para que el poder de la oración mitigue el curso de los acontecimientos y todo se dé conforme a mi Santa y Divina Voluntad. Este tiempo de purificación es necesario para sesgar la cizaña que está asfixiando la buena cosecha; mis Ángeles muy pronto vienen a separar el trigo de la cizaña, solo la buena cosecha entrará en mi Nueva Creación. Nuevos Cielos y Nueva Tierra, serán el deleite de mi Pueblo elegido.

Quedad en mi Paz, Pueblo mío, Heredad mía.

Vuestro Padre, Yahvé, Señor de la Creación.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, Pueblo Mío.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor