¡Pastores, abrid las puertas de mi Casa!

No le neguéis a mis hijos mi compañía. Con vuestro proceder estáis haciendo que muchas de mis ovejas pierdan la fe

23 de Abril de 2014
Llamado de Jesús Sacramentado a los Pastores de Su rebaño

¡Pastores, abrid las puertas de mi Casa!

"Mi paz esté con vosotros, Hijos Predilectos.

¡Qué tristeza siento al ver que muchos de mis predilectos me están negando la compañía de mi pueblo fiel!.

Muchos de mis ungidos parece que le sirven más a mi adversario que a Mí; algunos no le obedecen a mi Vicario y al tomar esta actitud están entrando en rebeldía.

Mi Casa es casa de oración y Yo debo de estar en la presencia de mis hijos, para consolar a mi Pueblo.

¡Pastores de mi Rebaño, abrid las puertas de mi Casa, no le neguéis a mis hijos mi compañía!.

Deseo estar permanentemente expuesto en el Sagrario, acordaos que he venido a servir y a dar mi vida por mis ovejas; quiero que todas mis Casas estén abiertas para mis hijos, mi pueblo tiene sed de Mí; muchos de vosotros pastores de mi rebaño, le estáis negando a mi pueblo el Agua Viva que soy Yo.

Con vuestro proceder estáis haciendo que muchas de mis ovejas pierdan la fe.

¡Oh Jerarcas de mi Iglesia, dad la orden a vuestros pastores para que Yo, vuestro Jesús Sacramentado, permanezca expuesto en mis Sagrarios!

No me escondáis de mi pueblo, Yo soy la Vida y la Luz del Mundo; dejad pues que alumbre el camino de mi pueblo; dejad que mi pueblo fiel venga a Mí, para alabarme y adorarme.

Quiero estar con mis hijos porque para esto he venido a este mundo, no para condenarlos, sino para salvarlos.

Acordaos de lo que dice mi Palabra: Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los tiempos (Mt. 28, 20).

Pastores de mi Rebaño, no olvidéis que mis Sagrarios son espacios del cielo aquí en la tierra, donde Yo estoy Vivo y Real dándome como Cordero Inmolado a mi Pueblo.

Hay más arrepentimiento y conversión de las almas si estas están viéndome; por lo tanto, os pido Hijos Predilectos que me alcéis en la Custodia y me pongáis al frente de mi Pueblo.

Quiero pues estar expuesto en el Sagrario de todas mis Casas, no quiero ver más mis Casas cerradas; no quiero estar oculto a mis Hijos, porque Yo Soy el Dios de los vivos y no de los muertos.

Acoged pues amados míos estas recomendaciones que os hago y no le neguéis más a mi Pueblo mi compañía.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado. El Amado, que no es Amado.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad."

Fuente: mensajesdelbuenpastorenoc.org

coronavirusLa verdad sobre el Coronavirus

God the Father1 de Mayo, 2020 - Dios Padre: “El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana.”

“Les digo estas cosas para ayudarlos a darse cuenta del mal subyacente que está en acción y oculto en los corazones en estos tiempos. No pueden dejarse confundir por cualquier giro de los acontecimientos. En todas las situaciones, Yo tengo el dominio. Nadie tendrá poder sobre ustedes que sea más poderoso que su Padre Eterno. Por lo tanto, anímense con este conocimiento. Si ustedes perseveran en la verdad, ya han cargado sus armas contra lo que aparenta ser y las han descargado con la verdad.” (Fuente: Amor Santo)

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Haz que estos mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal (por correo electrónico, prensa, Facebook, Twitter y otros medios de comunicación) sean conocidos por tus seres queridos, tus amigos y todas las personas con las que entras en contacto que buscan la salvación o que están en peligro de perderse eternamente. El Señor concede grandes gracias y bendiciones a los de buena voluntad que, según sus propias posibilidades, quieren colaborar con Su Plan de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.