Sellad con mi Gloriosa Sangre, vuestro cuerpo, mente y espíritu a mañana y noche

La intolerancia está desencadenando violencia. El antídoto contra la intolerancia es el diálogo y el respeto, y ante todo el cumplimiento de mis Preceptos Divinos

By

Octubre 25 de 2018
Llamado Urgente de Jesús Sacramentado a Su Pueblo fiel.
Mensaje A Enoch.

Sellad con mi Gloriosa Sangre, vuestro cuerpo, mente y espíritu a mañana y noche

“Hijos míos, mi Paz sea con vosotros.

Hijos míos, espíritus de intolerancia, división, violencia, contienda y altercados, se están tomando la humanidad. El menor desacuerdo está generando peleas, riñas, que terminan en derramamientos de sangre y en muchos casos en muertes; por nimiedades se está llegando a las vías del hecho. La intolerancia, la falta de respeto, unida a la agresividad de muchos, es lo que está llevando a ésta humanidad a perder el control.

Toda la violencia e intolerancia, es el producto del alejamiento de Dios; si esta humanidad volviera sus ojos a Mí, y diera cumplimiento a mis Preceptos, os aseguro que viviría en paz y armonía. Pero no, la soberbia, el egoísmo, la envidia, el deseo de tener y poseer de muchos a como dé lugar, unido a la carencia de valores morales y espirituales, está llevando a una inmensa mayoría de la humanidad a ser intolerante. La intolerancia se está apoderando de la humanidad y a muchos los está haciendo perder la cabeza.

El diálogo como mecanismo de conciliación para resolver diferencias personales y de opinión, ya no hace parte del lenguaje de muchos de los hombres; son muy pocos los que utilizan la razón y resuelven sus diferencias por la vía del diálogo. La intolerancia está desencadenando violencia, que en muchos casos termina en muertes innecesarias. El antídoto contra la intolerancia es el diálogo y el respeto, y ante todo el cumplimiento de mis Preceptos Divinos.

La falta de amor genera rechazo, el rechazo genera poca autoestima y la poca autoestima, hace que los hombres sean acomplejados; unos con complejos de superioridad y otros con complejos de inferioridad; que los lleva a ponerse máscaras y barreras para defenderse de los ataques de sus semejantes. La humanidad está lisiada de amor por haberle dado la espalda a Dios, que es el perfecto amor. Esta falta de amor, respeto e incomprensión entre los hombres, está generando intolerancia que está llevando a la inmensa mayoría de la humanidad a enloquecerse y a caer en los más bajos instintos. Si esta humanidad no recapacita y vuelve a Dios de corazón, os aseguro que el mundo se convertirá en una jungla, donde la violencia y la ley del más fuerte imperarán.

Hijos míos, sellad con el poder de mi Gloriosa Sangre, vuestro cuerpo, mente y espíritu a mañana y noche; sellad también con mi sangre a vuestros hijos y familiares y a las personas con las cuales vais a tratar; para que el poder del sellamiento de mi Sangre, os mantenga en paz y aleje de vosotros a las personas ruidosas, violentas e intolerantes. Volved oh humanidad al amor de Dios, cumplid mis Santos preceptos y enseñádselos a vuestros hijos; porque mis Preceptos son las normas del amor y del respeto, necesarios para la sana convivencia y armonía entre Dios y los hombres. Nuevamente os digo, mi Paz esté con vosotros y permanezca siempre.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, mis amados hijos."

Fuente: mensajesdelbuenpastor