Se está acercando el castigo para las naciones impías

Millones de almas se van a perder con la llegada del Aviso, por no estar preparadas; muchas están en pecado mortal y no van a resistir el paso por la eternidad

By

Diciembre 07 2018
Llamado urgente de San Miguel Arcángel al Pueblo de Dios.
Mensaje a Enoch.

Se está acercando el castigo para las naciones impías

“¿Quién Cómo Dios? ¡Nadie Cómo Dios!

Dad Gloria al Altísimo, porque grande es Su Misericordia.

Hermanos, el cielo no se cansa de manifestarse a los hombres, grandes manifestaciones se están dando en el cielo y la tierra, esperando que esta humanidad vuelva al Amor de Dios y no tenga que conocer su justicia. Se está acercando el castigo para las naciones impías y estas continúan quebrantando los Santos Preceptos y promulgando leyes en contra de natura. ¡Naciones impías, muy pronto vais a conocer la Justa Ira de Dios, que se descargará sobre vosotras con toda su justicia!

El pecado de esta humanidad hermanos, ha sobrepasado todos los límites; la sangre de los inocentes que a diario vilmente asesináis, clama justicia, los pecados en contra de natura que vuestros legisladores y gobernantes aprueban, son afrentas al Amor de Dios y claman justicia. La explotación y la injusticia de vuestros dirigentes con el Pueblo de Dios, también claman justicia; todo esto unido al quebrantamiento de los Santos Preceptos, es lo que va a desencadenar la Justa Ira de Dios, contra vosotras naciones impías. Mi Padre os va a castigar severamente y muchas de estas naciones pecadoras, serán borradas de la faz de la tierra.

Hermanos, la llegada del Aviso se ha acelerado por la maldad y el pecado existentes; estad preparado Pueblo de Dios, porque vuestro paso por la eternidad está llegando. Millones de almas se van a perder con la llegada del Aviso, por no estar preparadas; muchas están en pecado mortal y no van a resistir el paso por la eternidad. Ya el cielo está preparado para recibir a las almas; el Tribunal Supremo está listo y la Balanza de la Justicia Divina, aguarda para pesar las obras de esta humanidad ingrata

¡Pobres de aquellos que aún no despiertan de su letargo espiritual, porque los va a coger el Aviso dormidos y cuando despierten, va a ser muy tarde para ellos! El despertar de conciencias es una realidad hermanos; el Aviso no es un invento o historia creada para intimidaros; es la última oportunidad que Dios os va a dar para que os reconciliéis con Él, dejéis pecado y así, podáis disfrutar mañana del gozo de la vida eterna.

Hermanos, todos los Hijos de Dios después del Aviso, tendrán en la frente el sello de la Sangre del Cordero Divino, que los distinguirá en este mundo del rebaño del adversario. Muchas almas en pecado mortal, por su maldad y por la gravedad de sus pecados, no resistirán el Aviso y se perderán eternamente. Habrá otras almas que estando en pecado mortal, se les dará la oportunidad de que regresen, ya que sus pecados no están revestidos de tanta maldad. Esas almas tendrán que comprometerse ante el Tribunal Supremo a dejar el pecado y volver a Dios. Todos los que estén en pecado mortal, junto con los tibios de corazón cuando llegue el Aviso, serán llevados al infierno. A las almas que se les dé la oportunidad de regresar, sino cambian con el Milagro y continúan pecando, mi Padre las borrará de la faz de la tierra y serán echadas al fuego eterno.

Las almas que se les dará esta oportunidad para que cambien, no vendrán marcadas con el Sello de la Sangre del Cordero. Las distinguiréis del rebaño del adversario, porque vendrán espiritualmente encadenadas por sus pecados. A medida que se conviertan el sello en su frente les aparecerá y sus cadenas de pecado desaparecerán. Acordaos que todo el Pueblo de Dios, después del Aviso, tendrá los dones y carismas que necesita para la gran batalla espiritual. Dotados de estas gracias vais a poder distinguir quién es de Dios y quien no lo es. El rebaño del adversario lo reconoceréis fácilmente por su oscuridad, blasfemia y odio a Dios. La oscuridad de sus ojos y su apariencia monstruosa los delatará; es el sello con que vendrán a este mundo.

Preparaos pues rebaño de mi Padre, porque vuestro paso por la eternidad está llegando. Estad en gracia de Dios, alerta y vigilantes, para que cuando el Amo toque a la puerta de vuestra alma, os encuentre despiertos y podáis marchar con El, a la eternidad. Que la Paz del Altísimo, permanezca en los corazones de los hombres de Buena Voluntad.

¿Quién cómo Dios? ¡Nadie cómo Dios!

Vuestro Hermano y Servidor, Miguel Arcángel.

Dad hermanos a conocer mis mensajes a toda la humanidad.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor