Os lo repito: yo los creé hombre y mujer

El homosexualismo es un espíritu de impureza sexual que entra en el momento de la concepción por los pecados de impureza sexual de vuestros antepasados

By

Julio 01 2019
Llamado urgente de Jesús de La Misericordia a Su pueblo fiel.
Mensaje a Enoch

Os lo repito: yo los creé hombre y mujer

“(Hijos) míos, mi Paz y mi Misericordia, os acompañe siempre.

Pueblo mío, la ideología de género está causando confusión y problemas de identidad sexual en millones de niños y jóvenes. Esta corriente demoníaca se viene enseñando en los jardines infantiles, escuelas, colegios y demás instituciones educativas; se está adoctrinando a mis pequeños, haciéndoles creer que el sexo ni el género existen; que se puede ser hombre o mujer a la vez y lo mismo le están diciendo a las niñas y a las jóvenes.

Este adoctrinamiento está causando traumas sexuales y problemas de identidad en muchos niños y jóvenes. Acordaos de lo que dice mi Palabra: y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó y los creó macho y hembra; y los bendijo Dios, diciéndoles: Procread y multiplicaos. (Génesis 1. 27,28) Los creé hombre y mujer y los hice diferentes físicamente, sicológicamente y sexualmente. No creé hermafroditas, sino hombres y mujeres, para que procrearan y se multiplicarán y así prologarán la especie humana. El hombre nunca podrá ser mujer, ni la mujer hombre; la esencia con que fueron creados es macho y hembra, que se aplica también para las demás criaturas.

Hijos míos, yo no creé al hombre con tendencia femenina, ni a la mujer con tendencia masculina. Al hombre lo creé fuerte para que dominará la creación y las criaturas y a la mujer la creé dulce, cariñosa, delicada y le concedí la gracia de ser Madre, para que acompañara al hombre y se uniera a él y los dos fueran una sola carne; que unidos por el amor y la bendición de Dios, procrearán y se multiplicarán para garantizar la prolongación de la especie.

Yo no creé homosexuales, os lo repito: yo los creé hombre y mujer; el homosexualismo es una aberración que no viene de Mí. El homosexualismo es un espíritu de impureza sexual que entra en el momento de la concepción por los pecados de impureza sexual de vuestros antepasados; es una maldición demoníaca que ha pasado de generación en generación, por no haber sido ministrada. El espíritu de impureza sexual es una atadura demoníaca que entra en las generaciones por una maldición de impureza de vuestros antepasados. La impureza sexual es el espíritu fuerte que abre la puerta espiritual para que entren los demás espíritus impuros como son: el homosexualismo, la prostitución, el adulterio, la fornicación, la lujuria, la masturbación, el incesto, el aborto, la pornografía y demás espíritus impuros. El homosexualismo es un espíritu impuro de carácter intergeneracional, es decir que viene en las generaciones por antepasados que fueron homosexuales en la línea paterna o materna.

Si oráis hijos míos, por vuestro árbol genealógico paterno y materno y me entregáis en cada Santa Eucarística, por 33 días seguidos en el momento de la elevación, las maldiciones de impureza sexual de vuestras generaciones, os aseguro que os libraré de estos espíritus impuros, para que no vuelva a ver más impureza en vuestras generaciones. Haced oración, ayuno y penitencia, durante los días que escuchéis mis 33 Eucaristías, para que esos espíritus impuros sean debilitados y seáis liberados más rápido. Orad por vuestros antepasados paternos y maternos, que fueron impuros sexuales, para que sean liberados ellos y vuestras generaciones.

Pedidle a uno de mis Ministros, especialmente un sacerdote exorcista, que bendiga vuestras generaciones y ore por aquellos que presentan algún espíritu de impureza en vuestra familia; y veréis como son liberados y vuelven a su condición natural de hombres o mujeres. El homosexualismo y el lesbianismo, hacen parte de los espíritus impuros, que al ser liberados deben de desaparecer de vuestras generaciones. Conoceréis la Verdad y la Verdad, os hará libres. (Juan 8. 31, 32)

Hijos míos, orad por la impureza sexual de vuestras generaciones paternas y maternas con el Rosario de mi Preciosísima Sangre y Llagas; asistid a las 33 Santas Eucaristías y consagradme vuestro Árbol Genealógico Paterno y Materno, y os aseguro que os daré la victoria y la libertad, sobre los espíritus impuros.

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús de la Infinita Misericordia.

Dad a conocer mis mensajes y propagad la hora de mi Misericordia 3 P.M. al mundo entero; y el Manantial de mi Misericordia, derramaré sobre vosotros, vuestras familias y antepasados.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor