Ningun Tatuajes, Perforaciones, Implantes, o Cirugías, por vanidad

Sólo es permitido por el Cielo, las cirugías, los implantes y demás modificaciones hechas en vuestro cuerpo, cuando se trate de problemas de salud

By

Julio 11 2019
Llamado urgente de Jesús Sacramentado a la humanidad.
Mensaje a Enoch.

Ningun Tatuajes, Perforaciones, Implantes, o Cirugías, por capricho o vanidad

“Hijos míos, os traigo mi Paz.

Mis Amados Hijos, siento dolor y tristeza al ver a millones de hombres, mujeres, niños y jóvenes, que por vanidad están perforando, (piercing) marcando, (tatuajes) o modificando con cirugías su cuerpo. Os digo hijos rebeldes, si no os arrepentís, confesáis y reparáis por este pecado contra mi Santo Espíritu, seréis Anatema. Acordaos de lo que dice mi Palabra: ¿Acaso no sabéis que vuestro cuerpo es Templo del Espíritu Santo que habita en vosotros y habéis recibido de Dios y que por tanto, no os pertenece? Habéis sido comprados a precio. Glorificad pues, a Dios en vuestro cuerpo (1 Corintios 6.19,20).

Hijos míos, el precio que pagué por vosotros, fue la muerte en la cruz. Vosotros mis pequeños, no podéis profanar vuestro cuerpo, haciendo lo que queráis con él; porque vuestro cuerpo os lo repito: es Templo del Espíritu Santo. Vuestra responsabilidad es cuidar de él, vigilando que nada lo dañe o lo profane; vuestros cuerpos mis pequeños me pertenecen, vosotros no podéis disponer de ellos, no son vuestra propiedad.

¡Guardaos de profanar el Templo del Espíritu Santo, que es vuestro cuerpo; no mancilléis mi obra, haciéndoos Tatuajes, Perforaciones, Implantes, o Cirugías, por capricho o vanidad; porque en verdad os digo, que esto es abominable a los ojos de vuestro Dios! Aceptaos como os creé, porque fuisteis creados a imagen y semejanza Mía, y todas mis obras son perfectas. ¿Quién sois vosotros, hijos del barro para profanar mi Templo? ¡Insensatos!, ¿no sabéis que al profanar vuestro cuerpo, pecáis contra mi Santo Espíritu que habita en vosotros? ¿Qué me responderéis mañana, cuando vuestra alma se presente ante Mí, manchada con este pecado? Cuando profanáis vuestro cuerpo, cometéis pecado mortal y os convertís en Reos de Culpa.

Os he dado un cuerpo, alma y espíritu, que forman una sola unidad y que debéis de proteger y cuidar, para Gloria de Dios. Sólo es permitido por el Cielo, las cirugías, los implantes y demás modificaciones hechas en vuestro cuerpo, cuando se trate de problemas de salud, mutilaciones por accidente, deformaciones o enfermedades congénitas, y en general todo lo que tenga que ver con el tema de vuestra salud. Ninguna cirugía, implante o modificación corporal, hecha por capricho o vanidad, será justificada por el Cielo.

Recapacitad pues hijos míos, no sigáis profanando el Templo del Espíritu que es vuestro cuerpo. Vosotros sois producto de mi Amor y Misericordia y sois mi obra más amada. Vinisteis a este mundo no para a hacer vuestra voluntad, sino la Mía. Os recuerdo mi Palabra: la carne y el espíritu se oponen el uno al otro, de manera que no hagáis lo que quisiereis. (Gálatas 5. 17) Vivid en el Espíritu y evitad todo lo que tenga que ver con los deseos de la carne, para que estos no se apoderen de vuestra vida y os lleven a hacer vuestra voluntad en contra de la Mía.

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado, el Amado que no es Amado.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, Hijos míos.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor