Maria Madre y Maestra: Ofrezcan Sus Cruces

Todo el mundo tiene su carga, pero no todos ganan los mismos méritos

By

Maria Madre y Maestra: Ofrezcan Sus Cruces

Dice Maria: (Maria Madre y Maestra, Vol. 1) Mis queridos hijos, soy la Reina de las Nieves y vengo a traerles la frescura de las montañas y la dulzura de mi corazón, para que este encuentro de la Madre con sus hijos sea para ustedes alegría, gozo y felicidad.

Deseo que, al encontrarnos corazón a corazón, cada uno de ustedes lleve ese consuelo que le ayudará a perseverar en el bien, para huir del mal y tener la fuerza necesaria para cargar la cruz.

Consideren que con esa cruz ustedes alcanzarán las alturas, me alcanzarán a mi.

Es por eso que me presento a ustedes como la Reina de las Nieves.

Si ustedes cargan la cruz con paciencia y por el amor de Dios, ella purificará sus almas y sus vidas, para hacerles llegar esa blancura que iguala la de la nieve.

La cruz purifica y santifica en la medida de paciencia y amor que ustedes ponen al aceptarla, como un regalo precioso que se les ha dado.

Mis hijos, hay una condición indispensable para dar mérito a su dolor y para aliviar su peso, no lo olviden.

Todos sufren en este mundo. Ahí está el que sufren en su mente, el que sufre en el corazón, el ue sufre en el alma y el ue sufre en el cuerpo. A cada uno le corresponde su parte.

Todo el mundo tiene su carga, pero no todos ganan los mismos méritos.

Hay algunos que, al sufrir dolores amargos, se encontrarán en el día final con las manos bacías, y hay quienes, habiendo sufrido menos, encontrarán que son muy ricos en méritos.

Esa condición es la de invitar a Jesús mismo por medio de la gracia de Dios, a cargar la cruz con ustedes.

Nada más es necesario. Ofrezcan sus cruces al mismo Dios, para que Él pueda usarlas como un medio de salvación.

Cuantas personas, aunque hayan pasado toda una vida en dolor, no podrán acumular un tesoro de él, porque no poseían la gracia que lo confirma todo en la vida del hombre, desde la acción mas pequeña hasta la lagrima más oculta y el bien más desconocido.

Pues bien, mis hijos, los invito a ascender conmigo a los picos más altos, pero antes de ascender, vengan, vengan a mi lado. Vengan, hijos, y lloren sobre sus pecados.

Purifiquen sus almas con sus lagrimas y entonces cuelguenlas en el sol divino de la gracia.

Vístanse una vez más con la vestimenta blanca de la inocencia bautismal, la cual deseo otorgarles por medio de una buena y santa confesión.

Vengan a mi y yo los tomaré de mano: subiremos a nuestro Calvario juntos.

Verán que la alegría de estar con nosotros les hará olvidar sus afanes.

Hagan santos de ustedes mismos, hijos, y en la santidad encontrarán la vida divina que los hace agradables ante Dios.

Hijos, los ayudo y los bendigo.

Nadie llega a este lugar a orarme y se retira con las manos vacías.

Los lleno de bendiciones que ustedes llevarán a sus seres queridos.

A los enfermos, a los pobres, a los envejecientes, a los niños, a los sacerdotes, a los religiosos y a todos los consagrados, ustedes les llevarán bendiciones que a todos dan frescura y comodidad.

 

Maria Madre y Maestra

Jesús Nuestro Maestro
Maria Madre y Maestra (Ingles)

 Carmela Negri CarabelliLos pensamientos, las reflecciones y las meditaciones de estos folletos fueron inspirados por la Santísima Virgen María a Carmela Negri Carabelli. No obstante, son dirigidos a todas aquellas almas que, deseando amar al Señor, buscan poner sus enseñansas en práctica y vivir la vida cristiana más perfectamente. Ojalá que la Santísima Madre bendiga estas páginas y a aquellos que las lean deseando mejorar, con la asistencia de su gracia.

Para obtener más información respecto a estas magnificas enseñansas, obtener cualquier asistencia espiricual que usted necesite o participar y divulgar los cenáculos de la oración y el apostolado de la Divina Misericordia por todo el mundo, por favor pongace en contacto con::

"CENACOLO DELLA DIVINA MISERICORDIA",
Viale Lunigiana 30, 20125 Milano, Italy
01139-02-66-71-0625
www.cenacolodivinamisericordia.it

Nihil Obstat: Reverend Gerard Diamond MA (Oxon), LSS,
D. Theol, Diocesan Censor
Imprimatur: Rev. Monsignor Les Tomlinson, Vicar General
Date: 20th July 2007

The Nihil Obstat and Imprimatur e Imprimatur son declaraciones oficiales de que un libro o folleto está libre de error doctrinal o moral. Adentro no hay implicación de que quienes han otorgado las Nihil Obstat e Imprematur están de acuerdo con el contenido, las opiniones o las declaraciones expresadas. Ellas no necesariamente significan que la obra es aprobada como texto básico de instrucción catequística..

Catholic Archdiocese of Melbourne