Los hijos de la oscuridad ya decidieron dar comienzo a la guerra

En medio del conflicto bélico se manifestará mi adversario y se mostrará como el gran pacificador que viene a traer la paz al mundo

By

Enero 23 de 2017
Sagrario Parroquia Corpus Christi Cali, Colombia
Llamado urgente de Jesús el Buen Pastor a Su rebaño

Los hijos de la oscuridad ya decidieron dar comienzo a la guerra

"Mi paz esté con vosotras, ovejas de mi grey

Rebaño mío, orad por los gobernantes de las grandes potencias, porque están haciendo alianzas para fortalecerse y dar comienzo a la guerra.

Guerra planeada que busca diezmar gran parte de la población mundial. Los hijos de la oscuridad que manejan este mundo en la clandestinidad y se hacen llamar Iluminantis, ya decidieron dar comienzo a la guerra.

Son ellos los que deciden el destino de las naciones, los que desestabilizan la economía mundial y suben y bajan gobernantes. Son también ellos, los que traerán el flagelo de la guerra que acabará con una tercera parte de la humanidad.

Hijos míos, en medio del conflicto bélico se manifestará mi adversario y se mostrará como el gran pacificador que viene a traer la paz al mundo.

Tened mucho cuidado y por ningún motivo lo veáis o escuchéis. Acordaos que es el hijo de la oscuridad que viene a suplantarme y a engañar a la inmensa mayoría de la humanidad.

Dirá que él, es el Cristo Cósmico, que viene a restablecer la paz, la armonía y equilibrio en el mundo y la humanidad.

El gran engañador, la antigua serpiente, se manifestará como un ser de amor y de luz; predicará su falsa doctrina centrada en la paz y el amor; hará falsos milagros y la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora lo aclamará y seguirá como el mesías esperado.

La pesadilla de la guerra está por comenzar y con ella la aparición de mi adversario.

Vais a estar como ovejas en medio de lobos, pero no temáis, si permanecéis unidos a Mí, nada os pasará; seguid las instrucciones de mi Madre, ella, será el puente que os comunicará conmigo. Mi Madre os dará las directrices que debéis seguir para que podáis sobrellevar los días de purificación que se aproximan.

De nuevo os digo: no le prestéis atención al falso mesías, ni escuchéis su doctrina, porque está cargada de engaño e imbuida por la maldad del espíritu del mal.

Cuidado rebaño mío, os dejáis engañar por las imágenes del falso mesías que muy pronto se proyectarán en el firmamento; acordaos que todo esto hace parte del show del engaño que los emisarios del mal tienen preparado para allanar el camino y darle la bienvenida a su falso dios.

Estad pues alerta y vigilantes rebaño mío, porque el show del engaño está por comenzar.

Cuando aparezca mi adversario debéis de intensificar la oración, el ayuno y la penitencia; que todo el Pueblo de Dios se recoja en oración constante de día y de noche, por el tiempo que dure el último reinado de mi adversario. Que la oración, el ayuno y la penitencia, sean vuestro escudo y fortaleza que os libre de caer en tentación.

Hijos míos, yo soy el Buen Pastor que se quedó con vosotros en el silencio de cada Sagrario. Venid a visitarme porque está cerca mi partida; la hora de la gran abominación está llegando y muy pronto mis Casas van a estar cerradas y profanadas por los hijos del mal.

Ya no estaré en los Tabernáculos de mis Casas, pero me encontraréis en mi Madre, Ella, será en el Sagrario donde permaneceré en aquellos días de desolación y oscuridad.

Aprovechad pues al máximo estos días y alimentaos lo más que podáis de mi Cuerpo y de mi Sangre, porque se están acercando los días en que también diréis como María de Magdala: ¿a dónde se han llevado el Cuerpo de mi Señor? (Juan 20. 12, 13)

Me voy a prepararos las moradas en mi Nueva Creación para que cuando lleguéis, podáis habitarlas y podáis descansar de vuestro viaje por el desierto.

¡Animo Rebaño mío, no perdáis la fe y la esperanza, os falta el último trayecto; tomaos de la mano de mi Madre y llevad en la vuestra la brújula del Santo Rosario para que lleguéis seguros a las puertas de mi Jerusalén Celestial!

Allí os estaré esperando para daros la bienvenida y llevaros a los verdes prados y frescas aguas, donde saciaréis vuestra hambre y calmaréis vuestra sed. Os amo y estaré esperándoos con mis brazos abiertos para daros mi amor, mi paz y mi vida en abundancia.

Mi paz os dejo, mi paz os doy.

Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad."

Fuente: mensajesdelbuenpastorenoc.org