Los hijos de la oscuridad han comenzado a mostrarse

Millones de almas le sirven hoy a mi adversario: artistas, políticos, gobernantes, príncipes, reyes, hombres de ciencia, escritores, deportistas, e incluso muchos dentro de la Iglesia

By

Febrero 16 de 2015
Llamado de María Rosa Mística a los hijos de Dios.
Mensaje a Enoch.

Los hijos de la oscuridad han comenzado a mostrarse

“Hijitos de mi Corazón, que la paz de Dios esté con vosotros y mi Protección Maternal os acompañe siempre.

Los hijos de la oscuridad han comenzado a mostrarse, por sus frutos los conoceréis. Mi adversario y sus instrumentos buscan siempre llamar la atención, ¡qué tristeza siento en mi Corazón de Madre de la humanidad al ver a tantas almas que le sirven en este mundo a mi adversario y han vendido su alma a cambio de fama, poder y dinero!

 ¡Pobres almas, creen que todo es un juego y no saben lo que les espera en la eternidad!

Entended mortales que vosotros no le interesáis para nada a mi adversario, a él lo que le interesa es robaros el alma. En el seol seréis atormentados por todos los demonios a los cuales les servisteis en este mundo. Millones de almas le sirven hoy a mi adversario: artistas, políticos, gobernantes, príncipes, reyes, hombres de ciencia, escritores, deportistas, e incluso muchos dentro de la Iglesia de mi Hijo; muchas almas se han dejado seducir por el reino de la oscuridad.

Mis jóvenes, la inmensa mayoría está perdida por el dios de la tecnología, la droga, el sexo, el dinero, la soberbia, apostasía, alcoholismo, ocultismo y demás dioses de este mundo y de la carne. Este mundo está en poder de las tinieblas, porque le ha dado la espalda al Dios de la Vida. Han sacado a Dios de sus vidas, y de sus hogares. Si el hogar que es la primera sociedad está en crisis, ¿qué se puede esperar de las demás sociedades?. Sólo caos, apostasía y decadencia moral y espiritual, eso es lo que hoy reina en este mundo.

Os digo, si mi Padre no os enviara el aviso, serían muy pocos los que habitarían la nueva creación; porque al paso que va esta humanidad, sin la intervención Divina, la creación correría el riesgo de desaparecer. Hijitos todo está por desatarse, las campanadas de Misericordia están llegando a su fin y cuando esto suceda ya no habrá marcha atrás. La inmensa mayoría de la humanidad no cree en lo que está por venir y como en el tiempo de Noé, siguen en su cotidianidad sin prepararse espiritualmente; cuando despierten de su letargo espiritual van a lamentarse y ya será muy tarde para esas almas. Os digo pequeños, si los acontecimientos descritos en la Santa Palabra de Dios no se han desatado, es porque mi Padre espera pacientemente a que se consuma el último segundo de Misericordia, porque espera al pecador a ver si en el último instante se arrepiente. Vosotros pensáis como hombres, mas Dios tiene otros planes y todos ellos están encaminados a la salvación de las almas. El hombre está destinado a repetir su historia porque su esencia es el pecado y donde reina el pecado nace la soberbia y con ella la destrucción y la muerte. Dios es temido por su paciencia y ¡qué tristeza que esta humanidad de estos últimos tiempos tenga que conocer la Justicia Divina para poder enderezar el rumbo de sus vidas!, siguen negándose a acogerse al Amor y Misericordia de Dios; siguen llamando bien a lo que es mal y mal a lo que es bien.

Mis lágrimas no cesan de brotar, mi Hijo y Yo, estamos manifestándonos con señales y prodigios por el mundo entero esperando que esta humanidad cambie; pero el corazón de los hombres de estos últimos tiempos cada vez es más duro e insensible al llamado del Cielo. Nunca antes se habían enviado tantos instrumentos al mundo como sucede al presente, por todos los medios el cielo está agotando los recursos, porque mi Padre no quiere que os perdáis, sino que viváis con Él eternamente.

Qué tristeza siento al ver que los enviados de mi Señor hoy son despreciados, perseguidos, criticados, puestos en duda y medidos con la vara de la ingratitud y el señalamiento; cuando lleguen los días de angustia os vais a lamentar por no haberlos escuchado. Ayer como hoy la historia se repite. Pedid pues discernimiento al Santo Espíritu de Dios y dejaos conducir por su Luz y Sabiduría; leed la Santa Palabra de Dios y confrontadla con los mensajes que os estamos enviando y así sabréis discernir quién viene de Dios y quién es instrumento del adversario. Desgarrad vuestros corazones porque se acerca el Regreso Triunfal de mi Hijo.

Vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad."

Fuente: mensajesdelbuenpastor