Los ataques mentales cada día son más fuertes

El rezo del Santo Rosario, más el Poder de mi Sangre y de mis Llagas, son vuestras más grandes fortalezas. Estas armas espirituales, os darán la libertad

By

Febrero 11 de 2019
Llamado urgente de Jesús el Buen Pastor a Su Rebaño.
Mensaje A Enoch.

Los ataques mentales cada día son más fuertes

“Ovejas de mi Rebaño, mi Paz sea con vosotras.

Espíritus de toda clase y rango, ya vagan en medio de vosotros, buscando vuestra perdición. Los ataques mentales cada día son más fuertes y están llevando a la desesperación y en muchos casos al suicidio a muchas almas. El combate espiritual en vuestro mundo ya comenzó y cada día la lucha por vuestra libertad, será más fuerte. Os digo, si no estáis aferrados a Mí, como el sarmiento a la vid, seréis vencidos y sometidos por las fuerzas del mal.

De nuevo os recuerdo ovejas de mi Grey, la lucha es espiritual y las armas para combatir las fuerzas del mal, son espirituales; sin ellas, no podéis entablar combate alguno con las fuerzas del mal; porque de hacerlo, sin contar con el cielo, seréis presa fácil de mi adversario. Las armas que os he dado son poderosas en el Espíritu para el derrumbamiento de fortalezas; haced uso de ellas y os aseguro, que ninguna fuerza del mal, podrá haceros daño.

La Armadura Espiritual que os envíe a través de mi mensajero Enoch, debe de ser, vuestra defensa en el combate de cada día. Revestíos de su poder y aceitadla con la oración, para que la Gracia de Dios permanezca en vosotros; fortalecedla con la comunión diaria, para que mis Rayos de Luz salgan de ella y cieguen a satanás y sus demonios. Acordaos que ya estáis en los días de combate espiritual, donde debéis de estar alerta y vigilantes, con vuestra Armadura puesta a mañana y noche, orando a todo instante. No olvidéis hacerla extensiva a vuestros familiares, para que ninguno en vuestra familia se pierda.

Rebaño mío, que en vuestras vidas y hogares, no falte el arma más poderosa de esta Armadura, el rezo del Santo Rosario; uníos espiritualmente con mi Madre, cada que lo recéis; mi Madre es el puente que os comunicará conmigo y ya se encuentra en medio de vosotros. El rezo del Santo Rosario, más el Poder de mi Sangre y de mis Llagas, son vuestras más grandes fortalezas. No lo olvidéis rebaño mío, porque estas armas espirituales, os darán la libertad.

Mis amadas ovejas, acordaos que mi adversario anda como León Rugiente, buscando a quién devorar; por lo tanto, debéis de orar a todo instante, porque el enemigo de vuestra alma no os da tregua. Cada que tengáis ataques en la mente, debéis de repelerlos con el Poder de mi Sangre y de mis Llagas; invocando su Poder con jaculatorias, o llamando a mi Madre, para que os dé su auxilio y protección.

Cuando os llegue a la mente pensamientos de impureza, adulterio, fornicación, ira, venganza, rabia, envidia, resentimiento, rechazo, duda, suicidio, aridez espiritual, maldición, o cualquier otro pensamiento mezquino, decid:

"Poderosa Sangre de Salvación, combate al enemigo de mi alma en mi cuerpo, mente y espíritu. Señor Jesús, me sumerjo en tus Llagas y llevo este pensamiento inicuo a la Llaga de tu mano izquierda; por el Poder de tu Sangre y de tus Llagas, libérame Señor Jesús, de todo falso pensamiento y de todo dardo incendiario del maligno."

Llamad también a mi Madre y decid:

"Oh, María concebida sin pecado, terror de los demonios, venid en mi auxilio que me refugio en ti."

Si estáis muy atacados, basta con que digáis:

"Ave María Purísima, venid en mi Auxilio"

Llamad también a mis Amados Miguel, Gabriel, Rafael, o las almas bienaventuradas y os aseguro que mi adversario y sus huestes del mal, huirán de vosotros.

Tened pues rebaño mío, muy presente estas instrucciones que os doy, para que podáis defenderos de las fuerzas del mal. Nuevamente os recuerdo, no salgáis a la calle sin vuestra Armadura Espiritual puesta, porque corréis el riesgo de ser atacados por los espíritus encarnados que ya vagan entre vosotros. Cuando un espíritu encarnado os ataque, lo que debéis de hacer es sellarlo con mi Sangre y os aseguro que huirá de vosotros. Poned pues en práctica lo que os estoy diciendo y haced uso del Poder de mi Sangre, para que ninguna fuerza del mal pueda tocaros o haceros daño.

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, ovejas de mi Grey.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor