Los acontecimientos se desencadenarán

Jesús nuevamente será crucificado en su Iglesia, por aquellos que un día le juraron fidelidad y lealtad

By

Mayo 28 De 2018
Llamado urgente de San Miguel a la Humanidad. Mensaje a Enoch

Los acontecimientos se desencadenarán

“Quien como Dios, Quien como Dios, Quien como Dios”

“Que la Paz del Altísimo esté con todos vosotros, hombres de buena voluntad.

Heredad de mi Padre, los días de la gran prueba se están acercando y qué tristeza saber que van a ser muy pocos los que la pasen.

Todo le llegará de improvisto a la humanidad, los acontecimientos descritos para este final de los tiempos, se desencadenarán uno seguido del otro; la inmensa mayoría por no estar preparada, va a perderse al paso de la Justicia de Dios.

¡Tribulación, Tribulación, ese es el grito que muy pronto se escuchará en toda la creación!

Pobres de aquellos mortales que caminan por este mundo sin Dios y sin Ley, porque la muerte eterna los va a sorprender; despertarán en la eternidad y ya será tarde; sus almas caerán al abismo y el fuego eterno las abrasará por siempre. ¡Oh, humanidad pecadora, no queréis tomar conciencia, seguís como potrillos desbocados en pos del pecado y os va a coger la Justicia Divina sin estar preparada!

¡Despertad oh humanidad ingrata, mirad que lo que está en juego es vuestra vida; no sigáis dándole la espalda a Dios, porque de seguir como vais la muerte eterna será vuestra paga!

Todos los Habitantes del Cielo estamos unidos a Nuestra Señora y Reina, alabando la Gloria de Dios e intercediendo por esta humanidad para que despierte, se convierta y vuelva al Amor del Altísimo. Entended mortales que Dios no quiere vuestra muerte; retomad cuanto antes la senda de la salvación, porque los días que están por llegar son de Justicia.

Aprovechad estas últimas milésimas de Misericordia que aún os quedan antes de que todo se desate, para que os pongáis en paz con El, y vuestras almas no se pierdan al paso de la tribulación que se aproxima.

Horno de purificación os espera humanidad; mi Padre os va a poner a prueba y va a permitir que los demonios os tienten, mortifiquen y torturen, porque necesita seleccionar su rebaño. Todo aquel que no tenga puesta su fe y confianza en el Señor, se perderá; porque en aquellos días el reino de las tinieblas se trasladará a la tierra, solo aquellos cuya fe sea firme, pasarán la prueba.

Como Príncipe de la Milicia Celestial, os hago un llamado angustioso y urgente: Ladrones, estafadores, mentirosos, adúlteros, lujuriosos, fornicarios, impuros, homosexuales, prostitutas, alcohólicos, drogadictos, asesinos, ocultista en general, calumniadores, corruptos, idolatras y demás pecadores que vagáis por este mundo sin Dios y sin Ley.

¡Volved a Dios lo más pronto posible; reconciliaos con El, y apartaos del mal camino; reparad por todos vuestros pecados, para que no os lamentéis mañana al paso de la Justicia Divina!

¡Almas pecadoras, se os está acabando el tiempo, de seguir como vais el Seol os espera! Dejad vuestra maldad sirvientes de la oscuridad; renunciad al pecado del ocultismo y no sigáis atando a vuestros hermanos con vuestras detestables acciones. Mirad, que lo que os espera en la eternidad es el Averno; esa es la morada que vuestro amo os tiene preparada, para cuando partáis de este mundo. Os digo, vuestro infierno es el más tormentoso de todos, ese es el pago que os dará vuestro amo mañana por servirle en esta vida.

Despertad del engaño, pedidle perdón a Dios; renunciad a vuestro pecado y reparad, reparad, reparad, por todo el daño que habéis hecho. Si os arrepentís de corazón mi Padre os perdonará y vuestras almas no se perderán con la llegada del Aviso.

Simiente de mi Padre, orad por la Iglesia de Cristo aquí en la tierra, porque su calvario está por comenzar. Nuestro Amado Hermano Jesús, nuevamente será crucificado en su Iglesia, por aquellos que un día le juraron fidelidad y lealtad. Uníos en oración a la Iglesia Triunfante, Purgante y Militante; pedid a todo instante la intercesión de Nuestra Señora y Reina y la Nuestra. No soltéis el Santo Rosario, pidiendo por la Iglesia, para que esta pueda vencer las tinieblas y salir victoriosa en la prueba que está por llegarle.

Recogeos pues en oración, ayuno y penitencia, heredad de mi Padre, para que vuestras almas se fortalezcan y vuestra fe permanezca firme al paso de los días de la gran prueba que ya se acercan.

Quedad hermanos en la Paz del Altísimo.

Vuestro humilde Servidor y Hermano, Miguel Arcángel.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad, hombres de buena voluntad.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor