La Pasión de Cristo

Yo soy la Vid; vosotros, los sarmientos. El que permanece unido a mí produce abundantes frutos. Pero si uno se separa se seca, y es arrojado al fuego y allí arde. Porque sin la unión conmigo no podéis hacer nada.

La Pasión de Cristo

Os he dicho que el mayor es como el menor y que Yo estoy como quien sirve en esta mesa y que más os serviré.

Cuando todo esté cumplido, creeréis todavía más que Yo soy Yo. El que me recibe a mí recibe al que me ha enviado: al Padre santo que está en los Cielos

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros

Las palabras que os digo no os las digo motu proprio, sino que el Padre, que mora en mí, cumple cada una de mis obras.

Yo soy la Vid; vosotros, los sarmientos. El que permanece unido a mí produce abundantes frutos.

El Sacramento obra más cuanto más digno es uno de recibirlo

Amigo, ¿y qué has venido a hacer? ¿Con un beso me traicionas?

¿Eres Tú el Cristo, el Hijo de Dios? Tú lo has dicho. Lo soy. Y veréis al Hijo del hombre, sentado a la derecha del Poder de Dios, venir sobre las nubes del cielo.

Pedro reacciona. Se vuelve para huir, y se encuentra a Jesús de frente, mirándole con infinita piedad, con un dolor tan intenso y sentido Pedro experimenta un conato de llanto

«¿Pero no sabes que tengo poder para liberarte o para crucificarte?». «No tendrías ningún poder, si no se te diera de arriba. Por eso el que me ha entregado a ti es más culpable que tú».

Pilato no puede entender qué reino es este reino mío. Y no pide - y esto es doloroso- que Yo se lo explique. Ante mi invitación a que conozca la Verdad, él, el indomable pagano, responde: "¿Qué...

Demasiados creen que Judas cometió una cosa de poca importancia. Es más, algunos llegan a catalogarle de benemérito. En verdad os digo que si el Infierno no hubiera existido habría sido creado...

La gente se ríe, de sádica alegría, e insulta y blasfema. Ya están preparados. Longino da la orden de marcha. "Primero el Nazareno, detrás los dos ladrones."

El agujero no coincide con el carpo. Entonces agarran una cuerda, atan la muñeca izquierda y tiran hasta dislocar la juntura, hasta arrancar tendones y músculos

Los sacerdotes, escribas, fariseos, saduceos, herodianos se procura la diversión de hacer como un carrusel [...] Los que más se ensañan son los miembros del Templo, con la ayuda de los fariseos

Los sufrimientos son cada vez más fuertes. En el cuerpo se dan las primeras encorvaduras propias de la tetania, y cada manifestación del clamor de la muchedumbre los exaspera

Luego... adviene el último espasmo de Jesús. Todo el cuerpo se pone rígido. En la última de las tres contracciones, es un arco tenso, vibrante, verlo es tremendo