Jesús Nuestro Maestro: La Oración de la Comunidad

Hijos, ¡la medida está a punto de rebosar! El mal se dispersa alrededor, siempre más bajo múltiples formas que hieren el Corazón del Padre.

By

Jesús dice: (Jesús Nuestro Maestro, Vol. 1) "Queridos hijos, el pensar juntarse en oración es muy placentero para el Padre.

El es el Dios de merced infinita, El ama a todas sus criaturas y quiere que todos ellos se salven.

Por eso Me envió a mi, su Hijo, a la Tierra para que, con mi actitud, les enseñe el Bien.

Es por esta razón que el Espíritu Santo va incitando, en sus ciudades y muchas tierras, aquellos deseos de oración colectiva, la oración comunal que tiene su fuerza particular propia.

Hijos, ¡la medida está a punto de rebosar!

El mal se dispersa alrededor, siempre más bajo múltiples formas que hieren el Corazón del Padre.

¿Cómo pueden ustedes impedir que Él hasta use medidas drásticas para convencer a los malvados a volver al camino recto?

Miren, que estas reuniones de oración son como un oasis con el cual cuenta el Padre.

No es el número de componentes lo que causa la ruptura, sino el ardor, la humildad y la generosidad que las anima.

Quisiera que estos grupos se multiplicaran y que se difundieran como gotas de aceite en el vasto mar del mal.

Quisiera que estas humildes gotas de aceite dibujaran el abismo de la Merced de Dios, para que los castigos que amenazan a los hombres desaparezcan.

Mis hijos, Me doy cuenta de que ustedes comprenden bien porque noto como quieren acercarse a quienes, siendo Mis instrumentos, les imparten la Palabra divina.

Esta instrucción religiosa es muy necesaria, ya que, por su sencillez, entra fácilmente en sus mentes.

No obstante, quisiera que bajara a sus corazones como una llama y les trajera el puro amor de Dios, ese amor que les motiva a abrazar su Voluntad y a bendecir al Señor, aun en medio de las adversidades y dificultades de la vida.

Este amor es la oración más bella, la cual, junto a las formulas que ustedes recitan, los transforma para obtener luz y fuerza de Dios.

¡Si supieran lo efectivo que es conocer las Divinas Verdades cuando siempre se ora y ama mejor!

Quiero, sin embargo, avisarles e invitarles. Quisiera que ustedes, después de iniciar estas reuniones bajo cualquier nombre, después de iniciarlas con oración, después de cementar su afecto con su Dios y entre ustedes, partan de este oasis que irradia una luz que se comunica con muchos otros.

¡Será, en primer lugar, a sus familias que ustedes les traerán la abundancia de estos regalos! ¡Qué efecto tendrán sus palabras, acompañadas por el aliento de la caridad que emana de mi Corazón!

Sus exhortaciones serían inútiles, a menos que al salir de aquí ustedes no se llenen de Mi; todo cambiará, porque soy Yo quien actúa en ustedes, soy Yo quien habla, Yo quien ama.

También quisiera que ustedes tuvieran metas visionarias, como las mías, para que puedan compartir mis buenos deseos.

Hay muchos pobres, muchos necesitados, muchos afligidos: acudan a ellos, se lo suplico. Sean la extensión de mi brazo y, sobre todo, sean el rayo difusivo de mi amor.

Quienes amo son los pecadores, los enfermos y los pobres.

Ellos creerán en la Merced infinita del Padre, sólo por medio de los actos de ustedes.

Pónganse de acuerdo Conmigo, entre ustedes y con ellos.

Si alguna falta les pesa en la conciencia y se sienten culpables ante Dios, recuerden que serán sus beneficiarios quienes serán sus abogados defensores ante Dios el Juez.

El Dios que recompensa hasta un baso de agua que se le da en Su nombre a un bebé, será genero al perdonar; en su Merced y en recompensa hacia ustedes, si aprenden a hacer todo lo que pueden por otros, al vencer ese egoísmo natural con el cual se domina al hombre. Si tienen preocupaciones personales y familiares que los atormentan, no se alarmen.

Todos ustedes son mis hijos y, por lo que hacen por su prójimo, los compensare; y les prometo (una promesa solemne), ayuda con sus dificultades diarias.

Ámenme, Siganme y Háganme amado y seguido.

Los Bendigo, queridos hijos.

La luz, con la cual los inundo, vale mucho más que la luz de sus ojos.

Que sea tan profunda que ilumine todas sus vidas."

 

Jesús nuestro Maestro

Jesús Nuestro Maestro
Jesús Nuestro Maestro (Ingles)

 Carmela Negri CarabelliMensajes inspirados por Jesus a Carmela Negri Carabelli. Permiso del CENACOLO DELLA DIVINA MISERICORDIA, Centro di spiritualità, Viale Lunigiana 30, 20125 Milano, Italia, que tiene todos los derechos.

Para más información acerca de estas magníficas enseñanzas, para cualquier ayuda espiritual que pueda necesitar o para participar y difundir en todo el mundo los cenáculos de la oración y el apostolado de la divina misericordia, por favor póngase en contacto con:

"CENACOLO DELLA DIVINA MISERICORDIA",
Viale Lunigiana 30, 20125 Milano, Italy
01139-02-66-71-0625
www.cenacolodivinamisericordia.it

Nihil Obstat: Reverend Gerard Diamond MA (Oxon), LSS,
D. Theol, Diocesan Censor
Imprimatur: Rev. Monsignor Les Tomlinson, Vicar General
Date: 20th July 2007

The Nihil Obstat and Imprimatur son declaraciones oficiales de que un libro o panfleto está libre de un error doctrinal o moral. No se contiene ninguna implicación en esto que los que han concedido el nihil obstat y imprimatur convienen con los contenidos, las opiniones o las declaraciones expresadas. No necesariamente significan que el trabajo es aprobado como un texto básico para la instrucción de catequesis.

Catholic Archdiocese of Melbourne