El banquete está listo y vuestro Padre os espera

Os estoy esperando, ladrones, mentirosos, alcohólicos, envidiosos, calumniadores, hechiceros, idólatras, avaros, ante que las puertas se cierren

By

Mayo 19 de 2015
Llamado de Jesús el Buen Pastor a Sus ovejas descarriadas.
Mensaje a Enoc

El banquete está listo y vuestro Padre os espera

“Paz a vosotras ovejas de mi grey.

Como Buen Pastor, os digo ovejas descarriadas: el Cielo no acepta ni aprueba, ninguna relación marital entre parejas del mismo sexo. Estas relaciones son abominables, detestables y son una afrenta al amor y misericordia de mi Padre; toda sodomía, todo adulterio, toda lujuria y toda impureza sexual, llevan a la muerte eterna, si no hay arrepentimiento y reparación por ello.

No quiero la muerte del pecador, porque no he venido a condenar al mundo, sino a salvarlo. Entended que mi castigo es contra el pecado, no contra el hombre, por lo tanto, no juzgo al sodomita que busca de Dios, lleva una vida tranquila, se respeta y respeta a los demás; condeno sí el pecado de aquel sodomita que escandaliza y arrastra a otros a pecar; a este como dice mi Palabra: Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino y los tiraran al mar. (Mateo 18. 6). Acordaos que soy el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas y que he venido a este mundo a rescatar lo que estaba perdido.

Deseo que mis ovejas descarriadas vuelvan a Mí, arrepentidas y con un corazón contrito y humillado; si así lo hicieren, derramaré sobre ellas la fuente de mi Misericordia y no volveré a acordarme más de su pecado. Yo no juzgo, ni condeno al pecador que se arrepiente; acordaos de mi Palabra cuando le dije a la mujer adúltera: ¿dónde están los que te condenan?, yo tampoco te condeno, ve en paz y no peques más. Hoy como ayer también le digo al pecador de estos últimos tiempos; vuélvete a Mí, y no peques más, para que puedas alcanzar el gozo de la vida eterna.

Estoy tocando a la puerta del corazón de todos aquellos que andan apartados de Mí; vengo como un Padre a daros mi misericordia y perdón; no os obligo, pero es mi deseo que hagáis parte de mi redil. No tengáis miedo, no vengo a condenaros; mis brazos están abiertos esperándoos para perdonaros, si volvéis a Mí, arrepentidos. Atended a mi llamado y no dejéis escapar esta oportunidad que os estoy dando; no quiero vuestra muerte, porque soy el Dios de la vida y vida es lo que quiero daros en abundancia. Si os negáis a recibirme y me tiráis la puerta, no os haré ningún reproche; me iré en silencio y esperaré confiado de que al menos uno atienda a mi llamado.

Os estoy esperando: prostitutas, homosexuales, adúlteros, fornicarios, lujuriosos e impuros sexuales; os estoy esperando, ladrones, mentirosos, alcohólicos, envidiosos, calumniadores, hechiceros, idólatras, avaros y demás ovejas rebeldes. Mi mesa está servida, el banquete listo y vuestro Padre os espera; acordaos de venir con el traje apropiado para que podáis entrar y no seáis devueltos., Vuestra tarjeta de invitación debe ser un corazón contrito y humillado y vuestro traje debe ser el de arrepentimiento. Os espero, no tardéis, las puertas están abiertas; apresuraos antes de que caiga la noche, porque bien sabéis que la noche es tiempo de justicia y las puertas se cerrarán y si tocáis no habrá ya quien os escuche.

Mi paz os dejo, mi paz os doy.

Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Vuestro Maestro, Jesús, el Buen Pastor.

Dad a conocer mis mensajes a toda la humanidad.”

Fuente: mensajesdelbuenpastor