El amor de Dios en los que no son católicos

Cuando veo, desde lo alto de mi trono, un espíritu recto que persigue su anhelo y que, con todos los medios, busca a Dios y trata de servir y amar a este Dios con todas sus fuerzas, lo justifico

By

(CEV) "Los Quadernos 1943", p. 198

 La Pasión de CristoJesus dice: "(Hechos de los Apóstoles 10, 15.) «El que Dios ha purificado es un espíritu que busca a Dios con intentos puros, aun cuando pueda presentar la apariencia de lo impuro.

No debéis juzgar: ya te lo he dicho y, a través de ti, se lo digo también a tantos que aún menos que tú están evangelizados en mi doctrina.

Sólo Dios es juez.

Cuando veo, desde lo alto de mi trono, un espíritu recto que persigue su anhelo y que, con todos los medios, busca a Dios y trata de servir y amar a este Dios con todas sus fuerzas, lo justifico y lo hago puro y placentero a mis ojos como a un hijo mío, y suplo la carencia de los hombres, dando la luz espiritual.

¡Oh, cristiano-católicos tibios, cuántas veces mi Palabra brilla y se convierte en luz en el corazón de alguien que no es un hermano en el catolicismo, pero que os supera en cuanto a amor hacia Cristo y, aunque no conozca a Cristo, en cuanto a amor hacia el Dios verdadero, que le es desconocido pero que siente vivir eternamente a través de su Creación!

En verdad os digo que el Espíritu de Dios no conoce límites y se vuelve Maestro de Verdad para muchos de los que reputáis desagradables a Dios. Como marea que cubre esta orilla y descubre la opuesta que, por estar tan cubierta de arena, no permite que las aguas la limpien e impregnen, el Espíritu Santo - cuya venida impiden demasiados, entre vosotros los católicos, por su modo de vivir - difunde su luz a otros, que más que vosotros merecen recibirle, y les purifica para Dios, pues Él es El que purifica, El que prepara y El que perfecciona la obra del Verbo.

Así como en la historia humana el Espíritu, por medio de la palabra de los Profetas, preparó a los hombres para mi venida y, después de mi retorno a Dios, perfeccionó en vosotros la capacidad de comprender mi Palabra, del mismo modo Él, la tercera Persona divina, me prepara el camino en los corazones que aún no han acogido mi Verdad y los riega para que mi Verdad, depositada en ellos como semilla transportada por el viento divino, se convierta allí en un árbol grande en el que moren todas las virtudes.

Antes que Yo, Él bautiza a los paganos de hoy (por paganos entiendo: todos los no católicos); ¡que vuestra buena voluntad haga que os bautice, por segunda vez, también a vosotros, que os estáis volviendo, o ya os habéis vuelto, paganos!

El bautiza con el fuego del amor verdadero.

Por lo que vuelvo a repetiros: No juzguéis profano lo que Dios ha purificado y guardad sentimientos de fraterna caridad para todos».

 

 

 

Maria Valtorta:
Los cuadernos. 1943; 1944; 1945

Maria Valtorta: Los Quadernos 1943

Maria Valtorta: Los Quadernos 1944

Maria Valtorta: Los Quadernos 1945

Puede ordenar los libros aquí

Maria ValtortaLos Cuadernos recogen escritos sobre temas ascéticos, bíblicos, doctrinales, de crónica autobiográfica, además de descripciones de escenas evangélicas y de martirios de primeros cristianos.

 

Contenido tomado de la obra de María Valtorta con el permiso del "Centro Editoriale Valtortiano Srl". - Viale Piscicelli, 89/91 - 03036 Isola del Liri, (FR - Italia), www.mariavaltorta.com, que tiene todos los derechos sobre las obras de Maria Valtorta