Cuidado mis niños con la vacuna biométrica llamada Luciferasa

Esta vacuna será una de las tantas que traerá el Microchip, que se activará con la tecnología que llamáis 5G. No caigáis en el engaño de los servidores del mal

Agosto 30 de 2020 - Llamado urgente de María Santificadora al Pueblo de Dios. Mensaje a Enoch.

Cuidado mis niños con la vacuna biométrica llamada Luciferasa

“Mis Niños, la Paz de mi Señor esté con todos vosotros y mi Protección Maternal, os acompañe siempre.

Hijitos, cuidado con las vacunas porque millones vendrán con el Microchip, la marca de la bestia, que os lo introducirán al ser inyectada. Otras vacunas diezmarán la población mundial y otras tantas, modificarán el Genoma Humano. Cuidado mis niños con la vacuna biométrica llamada Luciferasa, porque esta vacuna será una de las tantas que traerá el Microchip, que se activará con la tecnología que llamáis 5G. No caigáis en el engaño de los servidores del mal, porque ellos lo que buscan es marcar la humanidad con la marca de la bestia y diezmar la población mundial; todo es una conspiración de parte de los emisarios del mal, que se están aprovechando de la pandemia existente, para marcar la humanidad, diezmarla y esclavizarla.

¡Pobres hijitos míos, cuánto vais a tener que sufrir en vuestro paso por el desierto! Toda esta tribulación que os está llegando, hace parte de vuestra purificación. Nuevamente os digo mis pequeños, consagraos a Nuestros Dos Corazones a mañana y noche, haciendo extensiva la consagración a vuestros hijos y familiares, para que todos sean librados y protegidos de la marca de la bestia y de todos los engaños y conspiraciones de los emisarios del mal. Tened muy presente esta instrucción mis niños, porque será la protección que os librará del poder del maligno.

Hijitos, acordaos que el cielo no os abandonará, por eso, no temáis; Yo, vuestra Madre, cuidaré de vosotros mis pequeños; la protección de mi Santo Rosario os blindará para que ninguna fuerza del mal pueda haceros daño. Ninguno de los devotos de mi Rosario se perderá ni sus familias, os lo prometo. Acordaos: lo que parece imposible para los hombres, es posible para Dios; yo, vuestra Madre, no dejaré perder ninguna oveja del rebaño de mi Hijo. Por eso hijitos, aferraos a mi Santo Rosario, porque junto a la consagración de Nuestros Dos Corazones y a la Armadura Espiritual, son la mayor protección que el Cielo os brinda para este final de tiempo.

Pequeñitos, nuevamente os recuerdo la cercanía ya del día del Aviso, preocupaos por estar en gracia de Dios para que ese día podáis llegar a la eternidad llenos de gozo y de júbilo y seáis irreprochables ante el Tribunal Supremo. Preparaos pues para la llegada de este glorioso día, donde los limpios de corazón verán el Esplendor de la Gloria de Dios. Mis niños, las Trompetas Celestiales están sonando en todos los rincones de la tierra, llaman a la conversión e invitan a la humanidad a que esté preparada para la llegada del Aviso. No tengáis miedo, porque la Misericordia de Dios está próxima a derramarse sobre toda la humanidad, buscando la salvación del mayor número de almas. Sois humanidad de estos últimos tiempos la más pecadora que ha existido sobre la faz de la tierra, pero también sois la más privilegiada, porque un resto de vosotros después de la purificación, será llamado Pueblo Elegido de Dios, que habitará con El, los Nuevos Cielos y la Nueva Tierra.

Aprovechad pues mis pequeños, el poco tiempo en que las Casas de mi Padre estarán abiertas para que vayáis en busca de uno de mis Predilectos y hagáis una buena confesión de vida, que os libre en vuestro paso por la eternidad del fuego del infierno. Os exhorto mis niños, para que estéis listos y preparados para la llegada de ese gran día, que ya está tocando a la puerta de vuestra alma. Propagad el rezo de mi Santo Rosario y mis siete Avemarías y permaneced orantes y vigilantes con vuestras lámparas aceitadas con la oración, porque vuestro Amo ya se acerca.

Quedad mis hijitos en la Paz de mi Señor.

Os ama vuestra Madre, María Santificadora.

Dad a conocer mi advocación y estos mensajes de salvación mis pequeños, al mundo entero."

Fuente: mensajesdelbuenpastor

El P. Michel Rodrigue nos explica los Tiempos Últimos

¿Desea una visión rápida de los tiempos últimos? Lea "Los grandes acontecimientos de la purificación comenzarán este otoño". Para todos los detalles de los acontecimientos en desarrollo, visite el "Retiro Espiritual Virtual con el P. Michel Rodrigue sobre los Tiempos Últimos".

El Rosario es el arma de estos tiempos

God the FatherDios Padre: "Hijos, la mejor manera para cambiar la conciencia del mundo y a este País en particular es con mucha oración y muchos sacrificios. Puede ser que no vean los efectos de sus esfuerzos, pero perseveren y no se desanimen. Utilicen sus Rosarios como las armas poderosas que son. Un Rosario rezado con el corazón es más poderoso que cualquier arma de destrucción masiva. El Rosario es el arma de estos tiempos. No permitan que las noticias diarias los asusten. Con frecuencia, lo que escuchan no es la verdad y solo pretende influenciar sus opiniones." (Leer mas)

La verdad del Coronavirus

God the FatherDios Padre: "El día de hoy los invito a darse cuenta de que este virus –el coronavirus– no es una enfermedad ordinaria. Ha sido creada por el ingenio humano para atacar específicamente a las personas mayores y a las que tienen discapacidades físicas. Este es el plan de las futuras generaciones para purificar la raza humana en todo el mundo. Por accidente, fue lanzado a la población en general antes de tiempo. Los responsables estaban esperando a que en su País (EE.UU) hubiera autoridades de gobierno en funciones menos competentes. Aún así, el daño que se proponían se está desencadenando en toda la raza humana." (Leer mas)

Mensajes diarios del Amor Santo (Holy Love)
Lea los Mensajes recientes

Ayuda al Señor a difundir Su voz, el tiempo se está acabando

Comparte eses mensajes de fe, esperanza, salvación, defensa contra el mal, que sean conocidos por tus seres queridos, colaboras con el Plan de Dios de Salvación. Quien ayude al Señor a salvar un alma predestina la suya, independientemente del resultado.